Deuda histórica

0
182

En lo que va de los tres años de gobierno de Peña Nieto, la deuda del país habrá aumentado 26% para 2016.

El gobierno federal está tratando de justificar la enorme deuda en la que está sumiendo al país con supuestas obras públicas de gran calado que a la fecha no llevan un avance considerable o, bien, ni siquiera ha iniciado su construcción.

De aprobarse la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto en el Paquete Financiero para 2016, la deuda del país habrá aumentado 26% en total, en lo que va de sus tres años de gobierno.

Es así que para el próximo año la deuda pasará de 37.7% a 47.8%, es decir, 10 puntos más respecto al valor del Producto Interno Bruto (PIB), y la pregunta es cómo nos ha beneficiado.

-Publicidad-

En voz del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, este incremento se justifica para financiar grandes obras en beneficio de los mexicanos sin que al día de hoy sean visibles y tangibles y, en contraste, sus efectos empiezan a ser visibles.

De las grandes obras que presume el gobierno federal advierte que hay tres grandes proyectos que beneficiarán a los capitalinos y que son desarrollados con deuda pública: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), el Tren México–Toluca y la ampliación de la Línea A del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Pero cuando lo analizamos desde la perspectiva macro, son proyectos que no benefician a lo capitalinos, sino a los habitantes del Estado de México; son planes que se desarrollarán en la ciudad, pero servirán para atender, en el mejor de los casos, la demanda de servicios de movilidad de los mexiquenses.

Cabe destacar que estos proyectos de gran calado, como les llama el secretario de Hacienda, no han pasado por un proceso de consulta y aprobación de los capitalinos, quienes sí nos veremos directamente impactados por su construcción, y abonando así al incremento de la deuda pública.

El plan del Tren México–Toluca cuenta con un amplio rechazo de los habitantes de la delegación Cuajimalpa, por donde cruzará; lo mismo el NAICM y sin certeza de qué ocurrirá con el actual. Lo que deja al descubierto el enorme desprecio y desinterés del gobierno federal por la opinión de los chilangos.

La capital debe conformarse con el menor de los males. En medio de este crecimiento porcentual de la deuda, de proyectos en la ciudad que son en beneficio de los mexiquenses, es de destacar que, por lo menos, el llamado Fondo de Capitalidad no se verá impactado y aunque no se incrementará en el monto necesario, al menos, se mantendrá en sus niveles de los últimos años.

La batalla se avecina en la discusión del Paquete Presupuestal para el próximo año. Desde el Congreso vamos a defender el interés ciudadano y el trato que merece la capital de todos los mexicanos, aunque ya sabemos que el gobierno de Peña Nieto defenderá lo indefendible.

Los números están ahí, los proyectos también; lo que no está es la aprobación de los ciudadanos ni el beneficio para los habitantes de la capital, mismos con los que este gobierno federal sigue incrementando su deuda.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí