Democracia ciudadana o partidocracia

0
1422

“La reputación de congruente y honesto es el triunfo de la fama”

Aunque soy militante de un partido político y creo que los partidos políticos son una buena opción para la democracia y la política, me veo forzado a emitir mi opinión en bien de la ciudadanía y su participación en la vida pública.

He revisado mucha literatura de la política partidista escrita por expertos internacionales y veo una gran coincidencia entre ellos, sin Partidos no puede haber democracia. Pero debemos entender esto, que es con verdaderos partidos políticos.

“Más que las ideas a los hombres los separan los intereses” y eso acaba con los Partidos y la democracia.

-Publicidad-

Hablar de democracia y Partidos es hablar de política, y hablar de política, es hablar de moral, es hablar de que el político debe ser justo, congruente, ético y honesto eso es lo que busca y demanda el ciudadano.

Los verdaderos partidos políticos deben tener un papel esencial en la democracia representativa y participativa, deben cumplir sus funciones básicas, que son las que les da la razón de ser y existir: desarrollar programas y políticas públicas, recoger las demandas sociales y considerarlas en sus opciones, seleccionar a los mejores candidatos y candidatas con capacidad y honestidad a toda prueba, así como con experiencia de servicio, supervisar al gobierno en turno, generar una memoria institucional.

Además los Partidos son instrumentos de participación política y son el interlocutor básico entre sociedad y Estado. Tienen que ser los actores encargados de encabezar el trabajo para la solución de problemas y la acción colectiva, dar beneficios colectivos y ser capacitadores de los ciudadanos.

Los partidos políticos deben sostenerse económicamente más de las aportaciones de sus funcionarios públicos y militantes que de las prerrogativas gubernamentales, que al fin de cuentas son ciudadanas, deben ser instituciones con una democracia interna intachable, ser transparentes y capacitadores constantes de sus militantes en principios y acciones de gobierno.

Ahora bien, nada funciona en la política, si los hechos contradicen a las palabras. Y ¿Qué vivimos ahora? Partidos políticos que se han olvidado que la voluntad del pueblo es la base de la autoridad, del poder público, que los Partidos deben aceptar la voluntad del ciudadano.

En general y a nivel internacional tenemos partidos políticos desacreditados, con pérdida de identidad, que a la gente le da lo mismo uno que otro, por su comportamiento incongruente y en el mundo son muy pocos los Partidos 100% transparentes, con democracia interna y que no giran en torno a las personas que los componen.

Al paso del tiempo y por los apetitos de poder estas organizaciones de afiliados han perdido significado, la burocracia, el amiguismo, pago de facturas y favores, el ansia desmedida de poder les ha ganado, ha vencido la causa de su razón de ser, sus principios y sus obligaciones para el ciudadano.

Una medición realizada en América Latina el “Latinbarómetro” demostró que 4 de 5 ciudadanos latinoamericanos han perdido la confianza en sus partidos políticos, lo que ha ocasionado el aumento de candidaturas independientes ganadoras.

Hoy en México vemos familias enteras en el poder, con diferentes cargos, amigos cómplices, manipuladores, notamos que los partidos políticos lanzan candidaturas de personas sin mayor fuerza, sin congruencia con sus principios y es por eso que la democracia ciudadana debe forzar a la democracia partidista y de Estado.

Sí queremos partidos políticos, así como queremos candidaturas independientes, pero todo debe ir encaminado a empoderar a la democracia ciudadana, debe ir encaminado a tener gobernantes plenamente identificados con el Bien Común y al servicio del pueblo y no de sus intereses.

¿Qué nos presentarán ahora los partidos políticos para que vayamos a las urnas a elegir? No lo sé, lo que sí sé es que debemos reflexionar, debemos tener memoria, ver las cuentas que nos han rendido, ver los resultados que nos han dado, no solo del discurso, sino de las políticas públicas, sin demagogia. A la hora de votar vamos a elegir lo que más conviene para tu familia, tu comunidad y a México.

 


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí