Corte de Caja

0
149

Después de haber transcurrido los procesos electorales más enrarecidos de la historia contemporánea del México moderno, bajo un cúmulo de análisis, opiniones, proyecciones y prospectiva que vaciaron los tinteros y despertaron diversas expectativas, ahora las fuerzas políticas entran al terreno de la autocrítica y con objetividad manifiesta, derivada de los resultados obtenidos, hacen su corte de caja.

Son varios puntos a considerar, uno de ellos es: que más de la mitad de los electores sigue sin acudir a las urnas, que si bien es una constante en elecciones intermedias, en esta ocasión se presentaron diecisiete procesos locales, nueve de ellos en renovación de gobernadores y ni así se pudo elevar el porcentaje de participación, obteniendo mayoría el abstencionismo, que sigue siendo un reto a vencer.

Un fenómeno curioso que se presenta por primera ocasión, en tanto que la Constitución abre la puerta a las candidaturas independientes, se da en Nuevo León, con «el Bronco». La entidad, por sus condiciones relevantes para el país, era vista desde la perspectiva electoral como: «la joya de la corona». La batalla se iba a concentrar ahí precisamente, sin embargo, la dinámica local prefirió dar un manotazo sobre la mesa. No podemos dejar de lado, que la tendencia norteña sobresale por sus posiciones de lograr mayor independencia y autonomía, al padecer en los últimos años dos administraciones desastrosas, así que decidieron jugársela con el caudillo de sus simpatías, en un plano meramente doméstico, tomando distancia de los partidos nacionales, circunstancia que coloca a la entidad como clave para el 2018. Al tiempo.

-Publicidad-

 

El PRI mantiene un número importante de legisladores en la Cámara de Diputados, sin embargo, pierde ciudades importantes en lo local, bastiones en el Estado de México, y en otros lugares relevantes. Por otra parte, si bien logra recuperar Sonora, el descalabro en Nuevo León le pesa sobremanera, gana Guerrero, que es un polvorín y pierde Michoacán.

 

La izquierda, como se preveía, comparte la fragmentación entre el PRD y Morena. El primero recupera Michoacán, ambos se dividen el Distrito Federal, donde también avanzan el PRI y el PAN y se sigue observando el caudillaje de Andrés Manuel López Obrador.

 

En cuanto al Partido Acción Nacional, no avanza en curules obtenidas, prácticamente las mantiene y, se resiente lo ocurrido en el estado de Sonora, no obstante, son significativos sus logros en Querétaro y Colima, así como en el Estado de México con el “corredor azul”, la recuperación del municipio de León y plazas que le permiten colocarse en posición para dar pelea en la ruta al 2018.

 

De aquí en adelante, vista la actual administración, la lógica a seguir será hacia la elección presidencial, por lo que se prevé ajustes y reacomodos, control de daños y vista en el horizonte.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí