Cobrar más no soluciona el mal transporte

0
197

No aprenden de sus errores: sigue cayéndose a pedazos, es tan malo como inseguro y caro.

Desde que anunciaron la medida y durante los siguientes tres meses se los dijimos de todas las formas posibles; el puro incremento de las tarifas no mejoraría la calidad, ni la seguridad ni mucho menos  modernizaría el transporte público de la ciudad.

Pero se aferraron, no escuchan, sólo los mueve el interés de su clientela político-electoral, y golpearon el bolsillo de lo ciudadanos. Intentaron, incluso, legitimarse orquestando una campaña de desprestigio y mentiras en contra de Acción Nacional en la que intentaron hacernos responsables del mal servicio y la tarifa.

Eso ocurrió entre abril y junio de 2013. El  tiempo nos da la razón a los diputados del grupo parlamentario del PAN en la ALDF y que ellos, los del PRD y el GDF, se equivocaron; el transporte público que utiliza 80% de los capitalinos sigue cayéndose a pedazos, es tan malo como inseguro y, además, caro.

-Publicidad-

La mala noticia es que no aprenden de sus errores. A la fecha no cuentan ni con un bosquejo mínimo de un programa integral para mejorar la calidad y conectividad del servicio de transporte público. En materia de movilidad sólo han perdido el tiempo. Pero en la gestión pública peor que la incapacidad para dar respuestas, es tener el talento para complicar más las cosas.

Es por eso que a nadie extraña que Rufino H León encabezara la lista de los favoritos para dejar el gabinete.  Pero  sí sorprende que en su último día al frente de la Semovi  lo dejaran anunciar la solución a un problema que durante meses lo desbordó.

Resulta que el esquema regulatorio del servicio de pasajeros vía plataformas tecnológicas, que mediáticamente presumieron que pone a la Ciudad de México como la primera a nivel mundial, en la que bajo el marco de la ley podrían convivir los taxistas y los servicios de Uber y Cabify, está lejos de ser cierto y definitivo.

Las organizaciones de taxistas advierten que no están satisfechos, que las medidas anunciadas con bombo y platillo son sólo un madruguete y un albazo del que se fue, y que siendo mínimas e insuficientes no garantizan el piso parejo. Los taxistas demandan nuevas mesas de trabajo, amenazan con irse al amparo, con tomar las calles y colapsar, nuevamente, la ciudad si no se aceptan sus condiciones.

Si bien es cierto que se tomó como modelo la propuesta de legislación que llevó el PAN a la ALDF,  que contemplaba el cobro de una contraprestación que beneficiara a la capital y al mismo tiempo otorgará certeza jurídica de operación a los choferes y dueños de las unidades privadas, el GDF ignoró la premisa fundamental y de la que no hemos quitado el  dedo del renglón desde el incremento de 2013,  debe acompañarse de un plan integral para modernizar y elevar la calidad del transporte, y para que en este caso concreto, en la competencia libre y equitativa, sea el usuario el ganador.

Poner sólo cuotas no soluciona el problema del transporte y establecer reglas sin el consenso de las partes deja paso libre a la sospecha proferida por los líderes taxistas de que se privilegiaron oscuros intereses económicos.

Sin embargo, hay que reconocer que en el ajuste del gabinete llega a la mesa un jugador experimentado, que no se amedrenta y sabe moverse. Evitar  el choque entre taxis contra Uber y Cabify será la primera de las pruebas: veremos si sube a la política el transporte público y privado en beneficio de los capitalinos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí