Casos de éxito

0
200

Hoy el PAN se enfrenta a un proceso de analizar resultados, identificar los errores y los aciertos y comenzar a reconstruirse como una opción ciudadana viable y confiable.

Uno de los pasos fundamentales para lograr este objetivo es analizar los casos de éxito de los comicios pasados, las victorias obtenidas en Baja California Sur y Querétaro, ejemplos de que el PAN puede llegar muy lejos, si lo hace con un trabajo coordinado, unido y de la mano de los ciudadanos.

Querétaro es el ejemplo más representativo de lo que puede hacer la unidad dentro del partido y la fuerza que puede proyectar hacia fuera, hacia la ciudadanía. Querétaro, un estado tradicionalmente panista, fue derrotado por el PRI hace seis años ante las constantes pugnas internas, las cúpulas y el rompimiento entre liderazgos y militancia.

-Publicidad-

Hoy, la nueva gubernatura de Querétaro demuestra que el PAN puede regresar a los estados que gobernó y perdió. Querétaro es el primer estado que el PAN perdió y recuperó, ejemplo claro de que Acción Nacional puede seguir cambiando la historia.

El panismo de Querétaro tuvo que aprender, mediante la derrota, que los ciudadanos necesitaban una opción que los representara a ellos y no a intereses personales. Después de mucho trabajo en busca de la unidad, se supo reconciliar diferencias, coordinar proyectos y visiones con un sólo fin: volver a gobernar el estado.

Así, en Querétaro no sólo se ganó la gubernatura, se ganó la capital y la mayoría de los distritos locales y federales. Todo esto, gracias a una estrategia integral que se basó, fundamentalmente, en escuchar a la ciudadanía y mantenerse cerca de ella durante toda la campaña.

Querétaro no sólo supo sumar a los panistas, sino a gente talentosa, ciudadanos que se sumaron para competir bajo las siglas del PAN, representantes de la sociedad civil que lograron trabajar unidos y, así, obtener la victoria en varias alcaldías.

En Baja California Sur la historia fue parecida: un partido unido, con un candidato honesto, con una propuesta transparente que supo vincular su trabajo y experiencia con las necesidades de la ciudadanía. Una entidad en la que el trabajo del actual gobernador es reconocido.

Una campaña donde, más que el propio candidato, los personajes centrales fueron los bajacalifornianos. Un candidato que recorrió el estado en su totalidad para conocer los verdaderos problemas del estado y, con base en ello, supo ofrecer soluciones concretas.

Y justo estas dos campañas son las que el PAN tendrá que replicar en el resto de los estados, pues no sólo pudieron convocar a la ciudadanía en torno a su plataforma, sino que, además, supieron unir a los distintos grupos que conformaban el panismo en cada una de sus entidades.

A través de seleccionar a los mejores candidatos con los valores y principios del PAN, en Querétaro y Baja California Sur, Acción Nacional supo y pudo consolidarse como la principal fuerza política. Y eso, precisamente, es el objetivo que debe estar en la mira de la dirigencia nacional.

La lección es clara: las campañas en donde se escucha al ciudadano, se toman en cuenta sus necesidades y se proyecta un PAN unido y reconciliado, son las que tienen una victoria garantizada. En resumen: son estos los factores que supieron concretar ambos candidatos y, justo por eso, se convierten en un caso de éxito en una época en la que, por cierto, el desencanto por los partidos políticos es creciente.

Estas experiencias son las que deben formar parte de la estrategia del PAN en el futuro próximo. Hay que recordar que, el próximo año, se renovarán 11 gubernaturas, lo que implica que vendrán elecciones mucho más complicadas y competitivas, por lo que el PAN debe estar preparado con ideas y propuestas modernas. De igual forma, deberá estar a la vanguardia con las nuevas tecnologías y, sobre todo, más cercano que nunca a la ciudadanía.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí