Acapulco

0
514

 

El paso de los años ha sido duro con Guerrero y especialmente con Acapulco. El abandono de las administraciones estatales y municipales ha convertido a este destino turístico en una segunda opción para los miles de mexicanos y extranjeros que, durante el periodo vacacional, salen de sus casas con la intención de relajarse y pasar un buen rato con sus familias.

Este último año en particular, Guerrero fue víctima de una ola de violencia que generó la indignación nacional y el miedo colectivo sobre lo que algún habitante o turista pudiera sufrir a manos del crimen organizado. El caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa cimbró a México e impactó fuertemente la actividad turística del puerto más famoso de nuestro país, Acapulco.

-Publicidad-

Durante las semanas más críticas, las cancelaciones de reservaciones no se hicieron esperar, para el puente vacacional del 20 de noviembre, Acapulco presentaba una ocupación turística de 40%, algo que nunca antes se había visto. Sin embargo, para las celebraciones navideñas y de Año Nuevo, Acapulco se recuperó con más del 90% de ocupación.

Así, los mexicanos se solidarizaron con el puerto y lo escogieron como su destino turístico. A pesar de la crisis de inseguridad, las alertas internacionales y la percepción nacional, los mexicanos han elegido a este destino como el preferido en sus vacaciones. Esta situación debe, sin duda, atraer la atención de los tres niveles de gobierno.

Acapulco no está perdido, los mexicanos siguen viajando de todas partes del país a sus playas y los tres niveles de gobierno deben hacer la labor que les corresponde a través de una mayor inversión en el estado en infraestructura, vialidades y modernización de los puntos turísticos más importantes; una mejor estrategia para combatir al crimen organizado; un plan más claro, uniforme y que cuente con la colaboración de todos los alcaldes que conforman el estado, así como del nuevo gobernador. De igual forma, se necesita un programa económico que impulse la generación de empleos para, así, incentivar el turismo internacional.

Acapulco siempre se ha caracterizado como un destino para todo tipo de turismo y hoy necesita de la atención constante de las autoridades. A diferencia de otros lugares golpeados por el crimen organizado, éste siempre consigue contar con la preferencia de la mayoría de los turistas mexicanos. Por ello, la estrategia que se debe implementar debe ser distinta. Esta vez se trata de mantener el flujo turístico no sólo en las fechas vacacionales más importantes, sino durante todo el año.

Es necesario recordar que este punto también representa la fuente de ingresos más fuerte para el estado, ingresos que también son distribuidos a lo largo de todo Guerrero y por ello invertir en este puerto implica invertir en el resto del estado. Atraer más turismo implica más recursos para los guerrerenses, recursos que sumados a los apoyos sociales del gobierno pueden significar la recuperación de la entidad. La tarea también se traslada a nivel internacional. El gobierno aún tiene la gran tarea de revertir la imagen internacional con la que cuenta Acapulco como resultado de lo que pasa en el resto del estado.

Para ello será necesario aprovechar inteligentemente los recursos con los que cuenta el destino y que hoy siguen llamando la atención de los mexicanos. Acapulco no está perdido. El reto es volverlo a convertir en el destino predilecto de extranjeros y nacionales, volver a alcanzar la presencia de turistas internacionales como en décadas pasadas, con un puerto seguro, con hoteles de primer nivel y vistas inigualables. Aún hay tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí