Una burla llamada Fijov

0
198

Resultó un desastre administrativo y de corrupción, hubo discrecionalidad en la asignación de los recursos.

Una de las principales tareas del grupo parlamentario del PAN en esta VI Legislatura de la ALDF fue combatir la histórica corrupción amarilla. Hubo que comenzar por casa, nos enfrentamos al reto del opaco Fideicomiso del Fondo de Apoyo a la Educación y el Empleo de las y los Jóvenes del DF, llamado Fijov.

El fideicomiso fue creado por la entonces diputada y presidenta de la Comisión de Gobierno de la  Asamblea, ahora secretaria de Educación del DF, Alejandra Barrales. En poco más de dos años erogó cientos de millones de pesos bajo el irrefutable argumento de pagar estudios técnicos y de bachillerato y evitar que por falta de recursos los jóvenes abandonaran estudios.

Pero hasta ahí la nobleza del fideicomiso. En los hechos resultó un desastre administrativo y de corrupción, hubo discrecionalidad en la asignación de los recursos; incluso, se documentó que además de nombres repetidos, 85% del padrón de beneficiarios no existe, el dinero se entregó a las escuelas seleccionadas sin control ni seguimiento, al extremo de que se beneficiaron hasta escuelas para perros; hay, incluso, denuncias de cobro de porcentajes a las escuelas a cambio de recibir recursos. Es una sospecha fundada suponer que el programa de becas se utilizó para intentar catapultar una  aspiración política.

-Publicidad-

En julio de 2013, la ALDF presentó una denuncia ante la Fiscalía para Asuntos Especiales de la PGJDF por un presunto fraude con el fondo de becas. Se descubrió  que tres empleados del fideicomiso, Miguel Ángel Zamorano Álvarez, Francisco Javier Navarrete Pérez y Javier García Olvera,  falsificaron las firmas de siete diputados para desviar al menos 11 millones de pesos.

No hay duda, de no haberse descubierto el megafraude de la L12 seguiríamos hablando del Fijov como uno de los ejemplos  de la corrupción amarilla.

Como el fondo no era viable, ni sostenible, extinguimos el Fijov a través de un programa de seguimiento dotado de los mecanismos requeridos de transparencia y rendición de cuentas para cuidar que los beneficiarios aún vigentes no quedaran desprotegidos.

Pero conscientes de que sólo con cerrarle la llave al Fijov y extinguirlo no era suficiente para exorcizar la corrupción de la ALDF, el grupo parlamentario del PAN fue enfático en que debía investigarse hasta el último centavo y que había suficiente material para deslindar responsabilidades y reunir elementos para sancionar. Sin embargo, la Auditoría Superior de la Ciudad de México, instancia por demás cohabitada y sometida por el PRD, ahora, con su conclusión pretende la impunidad al establecer que no encontró  irregularidades en la aplicación de los millonarios recursos del fideicomiso, ni responsables de mal manejo.

No me sorprende  que  aquellos exlegisladores perredistas locales implicados que con nervio declaraban al inicio de las investigaciones que se trataba de una persecución política en su contra, ahora ante la conclusión cómplice de la Auditoría Superior capitalina, no chistan ni se asoman, no vaya a ser que tengan que reconocer que este resultado sea la verdadera y única manipulación política en la investigación del Fijov.

Así que, por ahora, los amarillos seguirán reprobados en las materias de impunidad, corrupción y ética y, por lo visto, poco o nada será lo que en general en educación se pueda esperar para la ciudad, máxime cuando hoy la administra la iniciadora de la burla llamada Fijov.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí