Trump, de la provocación a la persuasión

0
3022

La movilización violenta y el insulto no son acciones eficaces para neutralizar la agenda de nacionalismo radical del candidato republicano, Donald Trump.

La estrategia debe estar sustentada en los resultados conseguidos de una larga construcción bilateral, así como en los beneficios futuros que se esperan de seguir procurando la integración en la amplia gama de intereses comunes entre ambos países.

Excélsior ha dado cuenta del creciente ambiente de tensión vivido en el tramo final del proceso de nominación del candidato republicano. En Nuevo México se dieron detenciones por arrojar piedras y botellas a la sede del mitin de Trump. Días después, en Anaheim y San Diego, se produjeron arrestos derivados de enfrentamientos entre simpatizantes y opositores del empresario neoyorquino, se ha informado de interrupciones en el transcurso de los eventos, además de personas que intentaron interferir el movimiento del convoy del aspirante presidencial.

A todos preocupa una agenda política como la impulsada por el señor Trump. En un contexto global de incertidumbre económica y de un crimen organizado transnacional cada vez más sofisticado, descarrilar los procesos de cooperación bilateral, regional o multilateral, conlleva un serio riesgo para la prosperidad en el corto plazo. Más aun, si la presión de sabotaje tiene como origen al nuevo presidente de la primera potencia, Estados Unidos.

-Publicidad-

Sin embargo, las expresiones de repudio observadas en días recientes, entre otras muestras altisonantes difundidas en redes sociales, incrementan la polarización del electorado norteamericano y, contrariamente a lo deseado, benefician a Donald Trump. Esto, porque ofrecen nuevos insumos a su discurso nacionalista radical para retratar a los mexicanos como un riesgo para la comunidad estadunidense, hechos que no sólo le permiten mantener cohesionada a su base electoral, sino intentar persuadir con mayores elementos a otros grupos de votantes.

Si a este contexto se suma que la campaña de la candidata Hillary Clinton comienza a ver descalabros, la próxima elección podría cerrarse y complicar el escenario para la demócrata, permitiendo que el posicionamiento que ha generado Trump a partir de su discurso llegue a convertirse en una realidad.

Desactivar el fenómeno de odio de Donald Trump pasa por posicionar los impactos negativos que representaría su oferta de política pública, pero para los propios estadunidenses. El libre comercio, por ejemplo, es fuente de cuantiosos recursos para las familias estadunidenses. De acuerdo con datos de ProMéxico, nuestro país es uno de los primeros dos destinos más importantes para las exportaciones de 21 estados de la nación vecina. Más de seis millones de empleos en Estados Unidos dependen de las actividades comerciales sostenidas con México. Estos y otros rubros de la relación comercial bilateral en 2015 concretaron 531 mil millones de dólares en transacciones comerciales.

Este 7 de junio los californianos irán a la urnas para seleccionar a los candidatos presidenciales. Es importante que esos votantes sean sensibilizados sobre el golpe a la economía del estado que pretende Donald Trump, al buscar obstaculizar físicamente el flujo de recursos humanos y económicos que provienen de Baja California. De acuerdo con el Departamento del Transporte de Estados Unidos, el año pasado entraron tan sólo a ese estado más de 55 millones de personas en casi 31 millones de vehículos particulares, más de 16 millones peatones y un millón cien mil tráileres, desde los puertos fronterizos ubicados en Tijuana, Tecate y Mexicali. Cada cruce fronterizo tuvo una intención de trabajo, negocio o consumo en California.

La candidatura republicana para Donald Trump es inevitable, pero las primeras preocupadas de que su agenda se logre instalar en la Casa Blanca debieran ser las comunidades estadunidenses colindantes con la zona fronteriza. Es ahí donde la estrategia debiera pasar de la confrontación a la persuasión. Sumar en una alianza amplia las cámaras de comercio, organizaciones de consumidores, sindicatos, entre otros actores relevantes con capacidad de movilización, para que sensibilicen sobre lo que Trump les significa en los hechos.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario