Tema de Moda: Independientes vs Corrupción

0
201

*El Ciudadano Tras Liderazgos Emergentes

*Falta de Credibilidad en las Autoridades

*Permiten Excesos sin Aplicar la ley

El desgaste de la clase política ha arribado al planteamiento de una candidatura independiente rumbo al 2018, sobre todo después de exitosas campañas como la de “El Bronco” en Nuevo León, Clohutier en Sinaloa, Cuauhtémoc Blanco en Cuernavaca o Kumamoto en Jalisco, por mencionar a algunos.

Sin duda, las candidaturas independientes fortalecen nuestra democracia, pues representan una alternativa adicional a los electores y ponen en jaque a los partidos políticos. Sin embargo, creo más en el sistema de partidos, aunque en estos momentos transiten por una crisis.

En épocas de deterioro político, de inseguridad, corrupción e impunidad, el ciudadano exige poner orden, desconfiando de los partidos, a quienes culpa de crear intereses mezquinos. El hartazgo es de tal magnitud, que la gente clama por justicia, máxime cuando a ojos vistos observa los saqueos de las arcas públicas, ya sea por gobernadores, funcionarios de todos niveles o ediles, sin que nadie les diga nada.

-Publicidad-

Por lo tanto, es un sentimiento colectivo natural, derivado de las propias circunstancias inclusive, más el cuestionamiento que surge es, si en realidad el elector va a favor del candidato independiente o en contra de la propuesta partidista o quizás un poco de ambas.

El problema estriba en la falta de credibilidad en nuestras autoridades, que han permitido los excesos, sin aplicar la ley y, en muchos casos, se vuelven cómplices de la corrupción y alcanzan a los partidos políticos, los cuales se han anquilosado y en no pocas ocasiones están inmersos en luchas intestinas, con el consabido desprestigio.

En ese orden de ideas, resulta lógico que el electorado busque opciones diferentes, encontrándolas en liderazgos emergentes, bajo la expectativa de un cambio. El problema estriba en que finalmente se van formando estructuras similares a la de un partido político, con la diferencia de la carencia de identidad ideológica y, por lo tanto, se impone el pragmatismo, aunque el compromiso de combatir el flagelo de la corrupción es alentador y positivo.

No obstante, lo ideal y óptimo es lograr que las instituciones funcionen, entre otras, los partidos políticos, los que deben entrar a una fase de transformación profunda para recuperar la confianza perdida, la credibilidad y estar en posibilidad de reconciliar a México.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí