Tanto el PRI, Como el PRD, Requieren Ajustes y Redefiniciones

0
396

* Son Momentos Poco Propicios Para Llevarlo a Cabo

* Acción Nacional ya lo Hizo Hace Algunos Meses

* El Mensaje de Manlio Fabio no Tiene Desperdicio

Después de los procesos electorales donde al PRI le fue fatal, se esperaban momentos de reflexión y algunas reacciones por parte de ese instituto político, tal como es costumbre, siguiendo su línea tradicional de moderación hacia el exterior, pues aunque en lo privado tengan desavenencias, estas no se hacen públicas, por el contrario, son especialistas en el disimulo.

-Publicidad-

En principio y después de levantar fuertes expectativas en lo concerniente al Sistema Nacional Anticorrupción, la resistencia fue evidente y terminaron a tropezones dejando mal parado a su principal activo: el Presidente Peña, quien además tuvo el desatino de presentar en el peor momento la iniciativa para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, precisamente a unos meses de la visita del Papa, hecho que Francisco Labastida Ochoa, le atribuyó en una declaración como parte del fracaso electoral, lo que no puede considerarse como un simple comentario aislado.

Por otra parte, el enfrentamiento entre policías y maestros en Oaxaca, pone de manifiesto nuevamente la incapacidad del gobierno para controlar los conflictos magisteriales, pues los hechos de sangre no pueden tomarse a la ligera y evidentemente las consecuencias inclusive de carácter internacional están a la vuelta de la esquina.

El episodio culmina con la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la presidencia del PRI, acompañada de un mensaje que no tiene desperdicio, sobre todo al afirmar con frases bien acuñadas las causas del deterioro electoral: “los electores dieron un mensaje a políticas equivocadas y a políticos que incurrieron en excesos porque no tuvieron conductas transparentes.” Además, aprovechó parafraseando a Luis Donaldo Colosio y sentenciando lo siguiente: “lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten.”

Muchas lecturas se observan de lo anterior, máxime cuando el tiempo de la sucesión presidencial se acerca, no obstante, parece establecer una disyuntiva: cambios estructurales -forma y fondo-, de ese instituto político, tal como lo ha planteado Agustín Basave para el PRD, o bien, continuar de la misma forma con resultados predecibles.

En relación a la primera, su principal dificultad son los tiempos, pues prácticamente se encuentran limitados para enfrentar un ejercicio serio y responsable a efecto de llevar a cabo una transformación de fondo. En esa tesitura, advierto que un segmento buscará hacerlo de facto, procurando un esquema mediante el cual la designación de su candidato a la presidencia pase por amplios consensos, circunstancia que de entrada se ve difícil.

A diferencia de Acción Nacional, que algunos meses atrás lo hizo, tanto el PRI, como el PRD, requieren ajustes y redefiniciones, pero se encuentran en momentos poco propicios para ello, así el tablero se seguirá moviendo, tanto al interior de los institutos políticos, como a la pasarela pública y en ese tenor, parafraseando a Manlio Fabio:

“Hay retos que no están en sus manos resolver, pero hay que asumir las consecuencias.”


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario