Si fuera realmente candidato ciudadano… pero NO lo es

0
162

Jaime Rodríguez no es el primer priista que se candidatea contra el PRI porque no lo nombraron candidato. Tiene una larga carrera de gobierno priista de más de 30 años, detenida por la frustración de no ser el elegido del Olimpo priista para Nuevo León.

Reniega del priismo que practicó durante tantos años y lo denuncia como negativo.

Quienes lo promueven y piensan votar por él, ante su hartazgo por la famosa partidocracia, cometen un grave error no de juicio, sino de falta de juicio. No han reflexionado lo que eso significa, vista su abierta personalidad y carácter. Si quieren probar algo diferente en materia de candidatos, él NO es diferente.

-Publicidad-

El Bronco fue priista de toda su vida política, hasta que le negaron hacerlo candidato.

NO es un candidato «ciudadano», es un reventado resentido del PRI. Así que no puede ser una opción diferente de lo que ofrecen los partidos, insisto. Está cortado por la misma tijera, tiene la misma carrera priista de quienes ha dejado atrás hace apenas unas pocas semanas. Tiene el mismo corte de su ahora rival, la candidata del PRI.

Su única diferencia con otros priistas que se fueron de candidatos a la oposición es que él va sin partido, como independiente. No hay algo de digno en ello.

Si los votantes quieren una opción mejor que la de los candidatos de los partidos políticos, con una mente sana, sin antecedentes partidarios, que sea una nueva voz independiente, no la encontrarán en El Bronco: es solamente un priista por la libre. No ha demostrado ser un candidato “de la gente”, “del pueblo”, de “la raza”, sus antecedentes políticos no avalan esto, sólo parece ser el candidato de sí mismo y para sí mismo. Por sus hechos los conoceréis, nos enseña el Evangelio.

Si Jaime hubiera renunciado al PRI por no estar de acuerdo, por principios, por doctrina y valores con su partido, podría ser visto como un hombre íntegro. Pero no, sólo renunció y ahora se enfrenta a su ex-partido y otros candidatos por su muy personal interés de poder político. No da él ninguna señal de que sea diferente.

Pero aún hay más, en esta campaña no ha demostrado buenas cualidades humanas, sino al contrario, su conducta de campaña deja demasiado que desear, ha confirmado ser intolerante, vulgar y agresivo. Desprecia a los demás, en vez de ofrecer algo mejor que ellos al votante. No es “bronco” por ser digamos silvestre, ni por ser “gente sencilla del Norte” que se enfrenta a los Goliat; no, es bronco por primitivo, temerario y violento (lo ha demostrado).

Quienes simpatizan con él por estar fuera de la partidocracia, cometen un gran error, como dije no de juicio sino de no haber hecho un juicio sobre su persona, teniendo la evidencia ante sus ojos, que él mismo pone sin ayuda de nadie.

Hay que insistir, Jaime El Bronco no es el prototipo de “candidato ciudadano” que la gente sueña, que tenga una vida reconocida de servicio social, de liderazgo de buenas causas, de ciudadano ejemplar, de responsabilidad e integridad probadas, de apego sólido a la legalidad, de tolerancia y respeto. Una persona que controla su temperamento. Los ha habido en la historia política del mundo.

No, Jaime Rodríguez NO ES ese personaje ejemplar, modelo para nuestros hijos; no es más que otro político con una carrera al menos muy discutible, respecto a honradez, capacidad administrativa y espíritu de servicio social.

Por último, ¿decir estas cosas es la trillada guerra sucia, de lodo? Para nada, es una simple presentación de datos conocidos de su personalidad y carrera política. Y una invitación a reflexionar antes de decidir un voto, por así decirlo, a ciegas, por emoción y no por reflexión.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí