Respuesta a ‘The economist’

0
187

La revista británica The Economist publicó un artículo titulado El pantano mexicano. Un presidente que no entiende que no entiende. Y por la contundencia del mismo, considero inevitable analizar por qué el gobierno no ha comprendido lo que está sucediendo en el país.

Una de esas razones tiene que ver con que México no es el mismo que el PRI conoció antes del año 2000.

Ernesto Zedillo, en un sexenio marcado por la crisis, hizo cambios importantes en la política económica y facilitó la apertura comercial y política de México. Por primera vez, en 1997 los capitalinos tuvimos la oportunidad de elegir al jefe de Gobierno y en ese mismo año el PRI perdió la mayoría en San Lázaro. Tres años después salió el PRI de Los Pinos, cumpliéndose así la promesa que le valió a Vicente Fox el ánimo mayoritario de los electores.

-Publicidad-

A pesar de que la alternancia en la Presidencia de la República no representó una completa transición a la democracia, ni mucho menos una transformación del sistema político mexicano, México sí cambió. Tal vez lo hizo de forma paulatina; tal vez no en la magnitud que se hubiera deseado, pero hoy México es distinto.

Durante los 12 años de gobiernos panistas —únicamente como referencia cronológica— se incluyeron los derechos humanos en la Constitución, se convirtió en ley el derecho a la información, se legislaron acciones afirmativas para incrementar la presencia de mujeres en el Congreso de la Unión, y a nivel estatal se aprobaron disposiciones en materia de aborto y matrimonio de personas del mismo sexo, entre muchos otros cambios institucionales.

El mundo cambió, avanzó hacia una imparable globalización y nuestro país mantuvo su apertura al exterior. Esto no sólo incrementó el monto de los intercambios comerciales, también modificó la interacción entre México y el mundo. La prensa internacional está cada vez más atenta a la agenda nacional y sería absurdo pretender que no exista un escrutinio internacional sobre la situación de los derechos humanos o la calidad de nuestra democracia.

Pero más allá de la realidad política, también hubo cambios en la manera como interactúan las personas y la forma en que se hacen oír los reclamos de la sociedad gracias a internet. Gracias a la nueva tecnología, ya no somos sólo testigos de lo que sucede, sino que es posible compartirlo con el mundo en tiempo real.

Mientras esto sucedía, el PRI se refugió en los estados. En 9 de las 32 entidades federativas no se ha dado una alternancia. En algunas de ellas, las reglas electorales se modificaron para anular a la oposición, no hay desarrollo tecnológico ni una sociedad civil fortalecida. Para ese PRI, ni las instituciones ni México cambiaron. Por ello, el gobierno no entiende la realidad del país, equivoca su discurso y su estrategia.

México cambió. Los mexicanos tenemos nuevos derechos y herramientas, nuevos actores. Las reglas ya no son las mismas. Y este México que cambió, espero nunca dé un paso atrás.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí