Partidos en fin de semana

0
174

Este fin de semana los partidos tuvieron actividades importantes para ellos. Eso significa que se juntan las dirigencias, los personajes relevantes de esos institutos y una gran cantidad de gente a quienes se les denomina congresistas, consejeros o asambleístas y que para el ciudadano común y corriente son, simple y sencillamente, acarreados.

En Morena, nada nuevo: se ungió a AMLO como amo y señor absoluto. Ninguna novedad.

En el evento del PRI, Manlio Fabio Beltrones dejó en claro que les abrirían la puerta a candidatos independientes. Se trató de una ocurrencia, pues alguien verdaderamente independiente jamás sería candidato del PRI. Manlio fustigó a sus adversarios de izquierda y de derecha, a los caudillistas y a los conservadores. Por supuesto, no dio ninguna definición sobre lo que es ese partido en términos ideológicos, que seguirá colocándose en lo que se conoce como «extrema ambigua», es decir, le da lo mismo estar a la derecha que a la izquierda, la cuestión es acomodarse a los tiempos. Probablemente veremos una purga en ese partido, pues se alertó sobre el peligro de ser infiltrados por la delincuencia organizada. Se entiende que la alarma se dirige a ser infiltrados por el bando contrario.

-Publicidad-

En el PRD, Agustín Basave anunció su nuevo CEN, que incluye la Secretaría de la Diversidad Sexual ¡Qué partido tan moderno, qué izquierda tan avanzada! Seguramente con eso cambiarán la imagen de la podredumbre moral en la que está sumido el perredismo. Basave lanzó una grave advertencia: el PRI quiere recuperar el control de todo, que han intentado»controlar la Suprema Corte de Justicia; con su intento de controlar el Congreso de la Unión; con su intento, por cierto, en buena medida exitoso, de controlar a los gobernadores de su propio partido, y, lo más grave, con la censura a las voces críticas del periodismo mexicano». Por supuesto, no dijo nada del intento de controlar al PRD poniendo a un ex priista como presidente de ese partido, pero bueno, lo cierto es que la gran mayoría de quienes han dirigido los rumbos de ese partido son ex priistas.

En el PAN apareció Ricardito de la mano de su tutor, Santiago Creel. El presidente del PAN aprovechó para hacer una maniobra política y quedarse más tiempo si su campaña pega y decide ser candidato. Entusiasmado por sentirse factor de unidad, hizo gala de su agudeza política y dijo que los adversarios son el PRI y AMLO. A todos quedó claro que Anaya no quiere ser árbitro en su partido cuando llegue la elección de candidato, lo hará como jugador. Cada quien ejerce su función como mejor le parece, Anaya decidió abandonar sus talentos para chapotear en el lodo de sus colaboradores y entregarse a la más zafia ambición.

Qué pena.

Para que nadie se sorprenda por qué la ciudadanía está cansada de los partidos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí