PAN, del discurso a la realidad

0
181

Los militantes del Partido Acción Nacional salieron a votar este domingo para elegir una nueva dirigencia. Con esta votación, el PAN da inicio a una nueva etapa, incluso, una renovación generacional que significará dejar a un lado los discursos victoriosos y dar paso a las acciones concretas que realmente permitirán lograrlo.

A diferencia de otros institutos políticos que han optado por esquemas del pasado, donde los liderazgos son ungidos por las cúpulas, Acción Nacional optó por la vía democrática para elegir a su representante, por lo que el reto ahora es escuchar las demandas de la militancia y la ciudadanía en general, y generar una agenda estratégica que dé respuesta a las mismas.

Atrás quedó la campaña, las promesas y las palabras vacías, delante de Acción Nacional se presenta la urgencia de tomar decisiones eficaces y diseñar un plan de trabajo en el que se planteen los retos futuros, pero también donde se tomen en cuenta los logros alcanzados como gobierno y como oposición.

-Publicidad-

Esto sólo se conseguirá con la conformación de una agenda estratégica clara, la nueva dirigencia se tendrá que rodear de panistas comprometidos realmente con la evolución del partido, sin caer en complacencias o favores y anteponiendo el bienestar y el futuro de Acción Nacional. Es momento de que el PAN vuelva a sentirse orgulloso de su trabajo como oposición, pero sobre todo de su trabajo como gobierno, 12 años de historia y buenas decisiones, ésa será la mejor manera de comunicarse con la ciudadanía, recordándole lo mucho que avanzó el país en manos panistas, gobiernos capaces de responder ante situaciones extraordinarias.

Cierto es que los desafíos que vive el país requieren  de liderazgos y militancias panistas reunidos en torno a un sólo bloque, pero también requiere de decisiones efectivas, tal vez difíciles, pero necesarias para que vuelva a funcionar la maquinaria interna.

La nueva dirigencia habrá de sentar las bases que posibiliten resolver desacuerdos internos y establezcan un espacio de debate abierto para articular un partido renovado no sólo ante quienes sienten afinidad con los principios de doctrina del PAN, sino ante todos los ciudadanos más allá de posturas ideológicas. Sólo de esa forma el PAN podrá llegar realmente renovado a enfrentar los retos que depara el próximo año, la construcción de una plataforma estratégica para la docena de gubernaturas, más de mil municipios y casi medio centenar de diputaciones estatales que están en juego en 2016 y que significan la antesala del 2018.

La nueva etapa de Acción Nacional debe ir más allá de un simple discurso, la acción política tiene el deber moral de diseñar y aportar soluciones de fondo, respuestas que fortalezcan el desempeño económico, la lucha contra la pobreza, la fortaleza institucional. Sólo así, con unidad y propuestas claras, nos constituiremos en la opción ciudadana con posibilidad real de definir logros mayores.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí