Nulo interés en el Constituyente

0
396

Poco significa la elección a la Asamblea Constituyente pues en poco va a impactar en la vida cotidiana de la ciudadanía en los temas que les importan.

Estamos a tres semanas de que se lleve a cabo la elección de diputados que habrán de integrar la Asamblea Constituyente, misma que será la encargada de aprobar el proyecto de Constitución de la Ciudad de México que le enviará el Jefe de Gobierno conforme lo disponen los artículos transitorios de la denominada reforma política del Distrito Federal publicada el 29 de enero de este año.

A pesar de que el Jefe de Gobierno y el PRD nos han tratado de vender esta reforma como la panacea -por fin logramos la mayoría de edad- y la oposición hace esfuerzos desesperados por atraer la atención con sus spots y algunas mantas plagadas de frases sin contenido, lo cierto es que esta elección no ha despertado el más mínimo interés en la ciudadanía y hay razones para ello.

Se trata de una reforma de los políticos para los políticos en la que la ciudadanía no fue tomada en cuenta, y en poco va a impactar en su vida cotidiana, en los temas que realmente le importan. Además de que un alto porcentaje no sabe qué se va a elegir el próximo 5 de junio en la Ciudad de México, poco significa para los ciudadanos que finalmente vayamos a contar con nuestra propia Constitución si esto no se traduce en mayor seguridad, mejores servicios públicos y por el contrario, la percepción es que sólo se crean más puestos para repartirse entre los partidos con cargo a nuestra precaria economía.

-Publicidad-

Tampoco representa un gran incentivo para participar, el hecho de que sólo el 60% de los diputados vayan a ser electos por medio de listas, pues el resto son designados discrecionalmente por el Senado, la Cámara de Diputados, el Presidente y el Jefe de Gobierno sin otra justificación que otorgarse una sobre-representación y limitar los alcances de la voluntad popular. Para colmo, prácticamente todos los aspirantes independientes que podían representar propuestas interesantes se quedaron fuera de la contienda, al no lograr el número desproporcionado de firmas requeridas.

A la fecha no se conocen los ejes sobre los cuales gira la discusión del grupo de notables para elaborar el proyecto de Constitución, y mucho menos las propuestas de los partidos cuyas campañas nomás no prendieron, lo que anticipa un alto abstencionismo y por tanto que probablemente la elección se va a convertir en una guerra de estructuras principalmente entre el PRD y Morena, quienes protagonizarán una feroz disputa territorial con un derroche de recursos que en nada abonará a la calidad democrática de este deslucido proceso.

Aclaro, no le resto importancia a que el órgano legislativo local cuente con facultades plenas y que los habitantes de la Ciudad de México podamos darnos nuestra propia Constitución -en lo que sí soy escéptico es en cuanto a que los concejales vayan a fungir realmente como contrapeso a los Alcaldes-, pero se equivocaron en el fondo y en la forma -la reforma fue muy limitada- y estamos por empezar a ver las consecuencias.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario