Notas sobre el PVEM

0
135

Para bien y para mal el Partido Verde ha estado en el centro del debate político por varias semanas. Su historia, siempre la misma, es una lucha que camina en la línea de la ilegalidad por estirar la norma hasta que se vuelve multa y después jugar a la victimización propia pero para ilustrar el hecho mejor analicemos.

 

  • El PVEM fue multado por sus “cineminutos” con 67 millones 112 mil pesos y aunque su coordinador en la Cámara de Diputados diga que van a impugnar porque considera injusta la sanción a cualquier persona que haya estado medianamente expuesta a su propaganda sabrá que no los multaron por nada.

 

 

-Publicidad-
  • Loret de Mola, en su columna de esta semana, llamó al PVEM el partido de las tres mentiras: no es partido (porque evidentemente es un negocio familiar) no es verde (por eso les llaman las sandías, verdes por fuera pero rojas por dentro) y tampoco es ecologista (esa es una desdeñada bandera que no representa a los ambientalistas de nuestro país).

 

 

  • El PVEM dice que han cumplido sus promesas pero con 27 legisladores en una Cámara de Diputados con 500 no se puede decir que en realidad tenga su trabajo o su propuesta algo que ver con lo aprobado, pudo haber coincidido con la agenda de otros partidos pero ellos, por su peso en el Congreso no pueden aprobar nada.

 

 

  • Dicen que prometieron cadena perpetua a secuestradores pero eso no es cierto, propusieron pena de muerte; de hecho en uno de sus comerciales  de TV el secuestrador está en extorsionando desde la cárcel. Por si alguien no se acuerda puede consultarlo aquí.

 

 

  • En este momento tienen una campaña de publicidad sobre una propuesta que hicieron sobre los incendios forestales. Tuvieron tres años para hacer la propuesta formal y la iniciativa, presentada por el Dip. Arturo Escobar, coordinador del PVEM, se presentó a principios de febrero de 2015 y aunque se aprobara en la Cámara el proceso legislativo es más que eso. Dar por cumplidas las buenas intenciones tardías es una mentira.

 

 

  • Como último punto y para corroborar la poca honestidad del PVEM recordaré un debate en Cámara de Diputados en donde el coordinador del PVEM, Arturo Escobar apostó públicamente su curul (su diputación) con un diputado del PAN, Rubén Camarillo. El coordinador del PVEM perdió y se comprobó que eran mentiras sus dichos y con todo y eso, con la evidencia de la mentira y con todo el cinismo que apostó envalentonado su lugar en la Cámara de Diputados en vez de cumplir su palabra se hizo de oídos sordos y ahí sigue, como diputado y como coordinador. Si el señor no puede cumplir ni lo que apuesta en eventos públicos a viva voz no creo que pueda cumplir ninguna propuesta de su partido.

 

 

El PVEM es un partido que no debería de existir, su crecimiento se debe a campañas ilegales, sus “logros” no son concordantes con sus propuestas y ni siquiera están en posibilidad de decir que ellos tengan la fuerza para aprobar nada en el Poder Legislativo y su único gobernador pasó de ser la “joven promesa” a ser el “joven déspota”.  En serio ¿México necesita al PVEM? ¿Necesitamos eso en la política?


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí