Narco gobierno y la nueva estrategia para bajar las cifras de homicidios

0
1432

«Yo voy a conseguir la paz, ese es mi compromiso,
voy a conseguir la paz y voy a terminar con la guerra,
no vamos a continuar con la misma estrategia
que no ha dado resultados…
A mitad del sexenio ya no habrá guerra»

Andrés Manuel López Obrador
3 de enero de 2018

El fusilamiento de 17 personas en San José de Gracia, Michoacán, fue un acto bestial que ya ha hecho correr mucha tinta, y ha provocado que el mismo presidente caiga más profundo en la serie de demenciales desatinos que desde ya algunas semanas no le han permitido imponer su propia agenda plagada de autoalabanzas y delirios de divina grandeza, ahora ha tenido que dedicar sus mañaneras en tratar de justificar las catastróficas acusaciones de corrupción e ineficiencia que a diario salen.

Han sido demoledores los golpes de realidad que han destrozado la imagen de López de paladín que lucha contra la corrupción.

Ahí está el hijo del presidente, José Ramón López Beltrán con “La casa gris” que ha superado por mucho a “La casa blanca” de Angélica Rivera esposa de Peña Nieto.

-Publicidad-

Este sexenio en tres años ha demostrado ser el más corrupto de la historia de México.

La realidad ha sido muy despiadada y también ha demostrado que la promesa que hizo el ahora presidente el 3 de enero de 2018 en Izamal, Yucatán, de acabar con la delincuencia en 3 años solo fue un sueño opiáceo que hoy le está cobrando la factura.

Si comparamos las defunciones acaecidas por la guerra del narcotráfico de los dos sexenios anteriores contra las del presidente López Obrador veremos que de 2018 a la fecha de este artículo, a solo tres años de gobierno, las cifras oficiales de muertos por la delincuencia organizada superan por mucho, hasta en un 263%, las que en otros sexenios tuvieron en sus primeros 3 años, incluso, sumando los tres primeros años de Calderón y Peña se quedan por debajo de los muertos que ha generado en los primeros 3 años López Obrador.

Y estos números de la violencia en México, preocupan al presidente pues los eventos violentos se dan a lo largo y ancho de la república y por su propia naturaleza de impacto mediático impide distraer la atención de la población con mañaneras delirantes, quimeras y pretextos pues la violencia desnuda con mucha crudeza la incapacidad del gobierno para resolver el problema y si lo expone como cómplice de los grupos criminales, idea que se comprueba ahora con el atípico proceder de los delincuentes de lavar y recoger sus muertos con la clara finalidad de que estas muertes no se sumen a los ya abultadas estadísticas de asesinatos de la administración de López Obrador.

O usted estimado lector cree que hay algún cambio en la mentalidad de los delincuentes que ahora en lugar de que las escenas del crimen sirvan como advertencia a sus adversarios de lo que les puede pasar si se meten con ellos, ahora han adoptado la política de borrar las huellas de sus actos para proteger la imagen del pueblo o de ellos mismos y no dañar al turismo, o bien han recibido la instrucción de parte de quién les permite actuar sin ser enfrentados por el gobierno de que limpien sus “desmadritos” para no inflar más las estadísticas y violencia y son chismes de los conservadores.

Estimado lector ¿usted qué opina?


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario