México: la tragedia en la cotidianidad

0
199

¿Nos hemos acostumbrado a la tragedia humana? ¿Hemos perdido la capacidad de asombro e indignación ante la violencia que azota el país? ¿Hemos dejado de pensar en los padres, hermanos y amigos que quedan con un profundo dolor por el asesinato, secuestro o desaparición de sus seres queridos? No creo que esto sea así y debemos evitar que eso ocurra.

En los últimos años hemos observado un notable deterioro en la paz alrededor del mundo. Nos hemos enterado de conflictos en Siria, la República Centroafricana, Sudán del Sur, la guerrilla M23 en el Congo y los enfrentamientos militares en Irak y Afganistán.

El año pasado nos indignamos porque en la Franja de Gaza fallecieron más de 2 mil personas, hubo más de 11 mil heridos y cerca de 270 mil desplazados. Nos hemos escandalizado porque el Estado Islámico decapita a sus rehenes y los videos de estos hechos tan atroces se han difundido por todos lados como si la sola noticia no fuera suficiente. Ese es el mundo, el de las tragedias que nos indignan.

-Publicidad-

Lamentablemente, la indignación no ha sido la misma ante los más de 32 mil homicidios que se han registrado en los últimos dos años en México, un país donde se cometen 44 asesinatos diarios en promedio y un secuestro cada 5 horas. Este es México, donde parece que las cifras siempre serán un consuelo para las autoridades porque el más mínimo descenso en los indicadores se vocea como un gran logro y las muertes parece que cada vez duelen menos.

Hace diez años, en Guerrero se cometieron 808 homicidios, en Chihuahua 471, y en Sinaloa 482. El año pasado, las cifras prácticamente se duplicaron. En Guerrero se registraron mil 394, en Chihuahua fueron 995 y en Sinaloa 880. Pero aquí, en México, en lugar de aceptar que existen conflictos armados, la narrativa se reduce a buenos contra malos, a militares y policías contra narcotraficantes. Sólo en otros países, lejos de México, las muertes generan escándalo y documentales.

Otro tema que tampoco se ha atendido con la importancia y premura que requiere es el de los desplazamientos internos forzosos. De acuerdo con el Informe Global 2014 del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, en nuestro país hay 160 mil desplazados, colocándose en una situación similar a la de países como Perú, Palestina y Bosnia y Herzegovina.

¿Y qué decir de los desaparecidos cuando se da a conocer que en sólo un trimestre (de noviembre a enero) aumentó en 2 mil el número de personas no localizadas (alrededor de 22 por día)? Nos indignamos porque el Estado Islámico ha ejecutado mil 969 personas desde la proclamación del “califato” y nos quedamos inmóviles ante estas desapariciones silenciosas.

Si algo es cierto es que no estamos más seguros que antes. Por ello, tampoco sorprende que el 85% de los países que se consideran en el Índice de Paz Global se ubican en una mejor situación de mantenimiento de paz que nosotros.

Tenemos la tragedia en nuestra propia tierra. No debemos acostumbrarnos a vivir con ella.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí