México, Bajo las Reglas de la Trampa

0
198

*También de los Valores Entendidos

*Y el Remate son las Complicidades

*Urge Agenda de Reconciliación Nacional

Han transcurrido los comicios intermedios con todos sus avatares y lo que ello significa. Las experiencias obtenidas y las señales que envía la ciudadanía son muy claras: el desencanto está presente; ni las reformas estructurales llevadas a cabo hace unos meses y, menos aún las que versan con la política, han producido los efectos esperados, a grado tal, que el árbitro principal encargado de la organización y desarrollo de las elecciones declaró hace unos días que, mientras siga existiendo pobreza en México, continuará la compra de votos.

Cabe preguntarnos ¿qué sigue?

Abrimos las puertas a efecto de propiciar mayor inversión, mejor competencia y una regulación que permitiese al Estado la rectoría de la economía, con ello, cumplir con objetivos de empleo, de fortalecimiento en las finanzas públicas, vigorizar la política monetaria y combatir eficazmente la pobreza.

-Publicidad-

Sin duda, todo ello, acompañado de estrategias para enfrentar la delincuencia organizada y mayor eficiencia en el manejo de los recursos públicos, sobre todo en los órdenes locales, impulsar la ética en el servicio público, bajar los niveles de corrupción, fortalecer los esquemas de transparencia, abatir la impunidad y propiciar mecanismos de participación social.

En los hechos, el deterioro es palpable: una economía endeble, la delincuencia en su apogeo, la pobreza rampante y la corrupción e impunidad en ascenso.

El problema crucial, se circunscribe específicamente en la aplicación de las leyes, ¿cuándo vamos a ser una nación de certidumbre? Seguimos bajo las reglas de la trampa, de los valores entendidos y de las complicidades, así lo observamos desde adentro y así nos catalogan en el exterior.

Mientras continuemos por ese sendero, las expectativas a considerar no son halagüeñas, los síntomas indican que la dictadura populista y la anarquía pueden hacer presencia.

Es preciso recapitular, a efecto de establecer una agenda de reconciliación nacional, basada fundamentalmente en el establecimiento y aplicación del marco legal, impulsar un verdadero estado de derecho. El ciudadano común y corriente se siente desamparado, pues cotidianamente es extorsionado, tanto por el agente de tránsito, como por funcionarios públicos a todos niveles, que con total descaro exigen el moche y la mordida.

Las acciones deben ir de la mano con políticas encaminadas a propiciar una real y eficaz justicia social.

Con esos dos elementos, estado de derecho y justicia social, se podrán sentar las bases para la tan anhelada unidad nacional.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí