Mayúscula incongruencia de los verdes

0
237

Por: Juan Antonio García Villa

Hasta hace un par de días, no se sabía con certeza cómo irían a votar los diputados y senadores del Partido Verde (PVEM) cuando se presente la hora de la verdad. Es decir, al ser dictaminada en las cámaras y ponerse a debate y votación la iniciativa que propone diversas modificaciones a la Constitución en materia de energía eléctrica, presentada por el Ejecutivo federal. Se decía que eran malpensados quienes ya apuntaban que ese partido, que según su Declaración de Principios “no acepta subordinarse a nadie”, es decir, no se vende, finalmente terminaría por votar a favor la iniciativa presidencial.

Bueno, pues la incógnita se despejó. El martes de esta semana, al comparecer en la Cámara de Diputados el director de la CFE, el coordinador del grupo parlamentario de ese partido dijo que a la propuesta de López Obrador ya le “encontraron bondades ambientales”. Exactamente lo contrario a lo que indica en sí la propuesta y hasta el simple sentido común.

Como se sabe, la iniciativa presidencial implica al menos tres cambios fundamentarles, que de aprobarse provocarán a su vez, al menos, otras tantas consecuencias inevitables. Los primeros consisten en restringir la inversión privada en el sector eléctrico, además de ahuyentarla; dar preferencia a las fuentes no renovables (combustóleo y diésel) en la generación y despacho de energía eléctrica, así como suprimir el órgano autónomo regulador del sector.

-Publicidad-

A su vez, las consecuencias inevitables de aprobarse esa reforma constitucional serán: utilización de fuentes no renovables, sucias, en la generación de electricidad, con grave perjuicio del medioambiente y atizador del cambio climático; costos de producción más altos, los cuales necesariamente habrán de reflejarse en las tarifas aplicables a los usuarios del servicio, o bien las diferencias ser cubiertas con subsidios gubernamentales, finalmente a cargo de los contribuyentes.

De acuerdo a su Declaración de Principios y a su más reciente Plataforma Electoral, la presentada al INE para los comicios del 6 de junio pasado, ¿cómo se supone, si son congruentes con sus documentos básicos, que deberían votar los diputados y senadores del PVEM esta iniciativa presidencial? Para orientarnos, veamos lo que dicen al respecto tales documentos:

Aunque la Declaración de Principios del PVEM es breve, de apenas seis cuartillas, trae numerosas referencias a la causa ecologista, a la necesidad de mantener el equilibrio del medioambiente, a frenar las causas que están provocando el cambio climático, a evitar el ecocidio y a poner un alto a todas las causas que propician la destrucción de las condiciones naturales de la vida sobre el planeta, propósitos que si realmente quisieran alcanzar, parece imposible imaginar siquiera que esos legisladores verdes vayan a votar a favor de la iniciativa presidencial.

En contraste con su Declaración de Principios, que es corta, la Plataforma Electoral del PVEM para las elecciones de 2021 es un larguísimo y repetitivo documento ¡de 158 páginas! en el que sobre el tema que nos ocupa vale la pena transcribir los pasajes siguientes:

En el capítulo titulado ‘Energías Renovables’ plantea que “el territorio nacional posee un amplio y variado potencial para generar energía a partir de otras fuentes [distintas a las fósiles]: por ejemplo, la fuente del viento y del agua, la radiación del Sol o el aprovechamiento del calor que se almacena en el interior de la Tierra. No obstante lo anterior –sigue diciendo el PVEM—, nuestro país no figura entre las naciones líderes en el impulso de las energías limpias, pues el porcentaje de generación de electricidad a partir de hidrocarburos es significativamente superior al porcentaje de energía eléctrica a través de fuentes renovables” (pág. 123). Propone al efecto: “Seguir trabajando en el marco jurídico que permita facilitar el desarrollo de proyectos para generar energía a través del aprovechamiento de recursos renovables”.

Se leen también estas propuestas: “La instalación masiva de paneles solares en las empresas y hogares del país”. “Impulsar la generación de energía eléctrica renovable para el autoconsumo”. “Facilitar la implementación de energías renovables en todos los sectores donde se consume”. “Facilitar la conformación y desarrollo de cooperativas energéticas, dedicadas a la generación y comercialización de electricidad a partir de energías limpias…”.

Son numerosas las citas de ese tenor, tomadas de la Plataforma del PVEM, que no es posible transcribir aquí, pero las anteriores, a manera de botones de muestra, se consideran suficientes.

Antes de concluir, vale la pena transcribir lo que se lee en el último párrafo de la Declaración de Principios de ese partido: “En el PVEM –dice– se establece categóricamente la obligación de no aceptar pacto o acuerdo que lo sujete o subordine a cualquier organización, o que lo haga depender de entidades o partidos”. En serio: ¿Habrá alguien que se los crea?


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario