Maternidad subrogada

0
165

Maternidad SubrogadaMaternidad subrogada, maternidad sustituta o alquiler de vientre son distintas maneras de nombrar aquello que, en términos generales, se define como el  proceso en  el que una mujer se compromete a llevar a cabo un embarazo y entregar al niño al nacer a una pareja.

El tema no es nuevo para Acción Nacional. En la Legislatura pasada como senador de la República, bajo el liderazgo del senador Ernesto Saro Boardman, en nuestro grupo parlamentario construimos  una propuesta en materia de maternidad subrogada. Contábamos con el visto bueno y acompañamiento de la Secretaría de Salud, bajo el mando del doctor José Ángel Córdova Villalobos y del gobierno del presidente Felipe Calderón.

La propuesta se quedó, por decirlo de alguna manera, en la orilla del escritorio y no prosperó por razones de tiempo. Pero lo importante es que desde entonces en Acción Nacional entendimos que todo esfuerzo legislativo debía estar orientado a evitar el surgimiento de una industria de la renta de vientres.

-Publicidad-

El procedimiento es cada vez más frecuente. Unos amigos míos forman un matrimonio al que quiero y respeto por sus valores, cuya  historia es la de  muchas parejas: durante años han buscado embarazarse. Sin temor a equivocarme puedo afirmar que se han sometido  a casi todas las opciones a su alcance y en el marco de sus condiciones clínicas.

La larga e infructuosa búsqueda los puso en el camino de contemplar la posibilidad  de la maternidad subrogada. La ruta los llevó a Tabasco, único estado del país en el que rentar un vientre está permitido.

Me han contado que la opción es muy costosa y representaría, por decir lo menos, un esfuerzo económico muy grande; podría costarles entre 700 mil y un millón y medio de pesos, que se dividen entre los gastos de la madre sustituta, los médicos, la empresa y los abogados.

Ellos tendrían la posibilidad de seleccionar a la mujer, según se establece en la legislación local tabasqueña. Las candidatas se someten a controles estrictos que van desde exámenes físicos, genéticos, sicológicos y, dependiendo su estado de salud, no podrían  tener más de tres embarazos.

Son muchas  las preguntas que les han surgido: ¿qué ocurre si la madre sustituta o los padres cambian de parecer y se arrepienten?, ¿qué pasa en caso de un nacimiento múltiple?, ¿qué pasa si el niño nace con alguna enfermedad grave? Reconocen que todas las respuestas se prevén en el contrato y se  encuentran en la legislación.

Para evitar que la madre sustituta pudiera desarrollar cualquier vínculo afectivo con el bebé, la madre sustituta no podrá escucharlo o verlo incluso al nacer, momento en el que queda registrado con los apellidos de los padres contratantes y ninguna de las partes podrá  voltear la vista atrás. También existe la posibilidad de que una hermana y otra mujer de la familia acepte llevar el embarazo sin que medie un acuerdo económico y sólo el contrato legal.

Sin duda la decisión final no es fácil, pero cada vez más rentar un vientre se convierte en su mejor opción.

Ahora la iniciativa para que en el Distrito Federal la maternidad subrogada se permita y reglamente llegó a la Asamblea Legislativa. Lo fundamental en todo momento será que para las mujeres que no puedan concebir tengan en esta una opción con certeza jurídica.

En Acción Nacional vamos a retomar la propuesta del exsenador Saro, con especial atención y cuidado en evitar abrir cualquier resquicio que pudiera dar paso a una industria de renta de vientres sin control: para darle una opción a la gente sin que esto se convierta en un derecho del cual se abuse, y el libertinaje pudiera convertirse en una industria clandestina de renta de vientres.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí