La lucha histórica de las mujeres. Buscando igualdad

0
73

Histórica ha sido nuestra lucha, la lucha de las mujeres para que nuestros derechos político-electorales sean reconocidos.

Para 1917, año en que se promulgó nuestra constitución, la participación de la mujer en los procesos políticos no era reconocida, en nuestra carta Magna se plasmaron diversos derechos, laborales, agrarios, a un salario mínimo, a la huelga e incluso a la sindicalización, pero no se contemplaron nunca los de las mujeres.

A 66 años del reconocimiento del sufragio femenino, es importante recordar el arduo trabajo de Hermila Galindo, quien propuso el reconocimiento de este derecho, sin embargo, el constituyente de 1917 se negó a establecerlo, a pesar de su lucha en el Congreso Feminista de enero de 1916 en Yucatán.

Para 1923, en esta misma entidad se reconoce nuestro derecho, pero solo para elecciones municipales y estatal, cabe señalar que en esta época se eligieron diputadas locales a Elvia Carrillo Puerto, Raquel Dzib, Beatriz Peniche de Ponce y a la regidora de Mérida, Rosa Torre, quienes tras el homicidio del gobernador Felipe Carrillo Puerto fueron obligadas a renunciar.

-Publicidad-

El 17 de febrero de 1947, durante la Presidencia de Miguel Alemán, se reformó el artículo 115 para reconocer el voto femenino, pero solo en elecciones municipales. No fue hasta 1953, que en la Constitución se reconocen los derechos político-electorales de mujeres para votar y ser electas.

En 1955 por primera vez una mujer emite su voto en elecciones federales, pues se aplica la reforma Constitucional al artículo 34, que reconoce a las mujeres en su calidad de ciudadanas.

Es visible la progresividad de los derechos de las mujeres, pues hoy buscamos igualdad de oportunidades y de espacios.

Es justo en 2019, a 66 años del reconocimiento del sufragio femenino que, con ayuda de mujeres y hombres, logramos paridad de género, lo que se traduce en acciones afirmativas que permiten que sin importar el género avancemos juntas y juntos en igualdad.

Cuando hablamos del voto femenino, nos referimos a un derecho humano primordial, el de la igualdad, que no fue hasta 1974 cuando se plasmó en nuestro orden jurídico.

Estamos obligadas y obligados a trabajar en leyes y reformas que busquen la igualdad de derechos y obligaciones, además de establecer las condiciones necesarias para que todas las mujeres de todos los lugares de nuestro país puedan desarrollarse plenamente.

Asimismo, es preciso señalar que, en las próximas designaciones, por congruencia con la paridad de género, debe observarse este principio a efecto de que en todos los Poderes de la Unión y en todos los órdenes de gobierno haya una composición igualitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí