La Lógica de la Reelección

0
125

*Y Ochenta y Cinco Años Después…

Los nuevos legisladores que entrarán en funciones el próximo primero de septiembre, así como aquellos miembros de los renovados ayuntamientos y congresistas locales, tendrán la posibilidad de reelegirse dentro de tres años. Cabe mencionar que esta figura fue retirada de la Constitución en 1933 y vuelve a estar vigente después de ochenta y cinco años.

El debate formal estuvo presente durante décadas, sin duda, demasiado contaminado por las épocas revolucionarias cuya bandera fue precisamente la “no reelección”, refiriéndose al Ejecutivo Federal y a reminiscencias históricas desde la mitad del siglo diecinueve. El propio Francisco I. Madero en el documento denominado el “Plan de San Luis”, propuso su eliminación, en relación al poder presidencial, los gobernadores de los estados y los ayuntamientos, en tanto que llegaban al anquilosamiento, se convertían en jefes políticos del territorio y terminaban siendo verdaderos sátrapas.

-Publicidad-

Sin embargo, ese concepto no se refería a los legisladores, el retiro de la reelección de los diputados, se debió más a cuestiones de carácter partidario: existió la necesidad de abrir espacios para cumplir con los compromisos políticos contraídos, y no por un diseño institucional funcional, aunque al implementarse el sistema presidencialista, le resultó muy cómodo al régimen esa rotación de levanta dedos al servicio del presidente en turno donde, además, le agradecían el haberlos tomado en cuenta.

Las cosas han cambiado evidentemente, quienes llegan tienen ahora la posibilidad de volver a ocupar el puesto de forma inmediata, tal situación los coloca en una posición de privilegio nunca antes vista, cuando menos no en los tiempos contemporáneos. En consecuencia, es obvio que su actuar estará más apegado a sus electores para el efecto de -en su momento-, solicitar su refrendo y apoyo.

Lo anterior implica una motivación diferente a las conocidas: la disciplina partidista, los acuerdos cupulares y el voto en bloque, son actitudes que veremos transformarse, ahora si les va a interesar rendir cuentas -aunque se trate de actitudes populistas-, directamente a los votantes, pues de ellos dependerá su permanencia en el cargo.

El caso de los ayuntamientos es verdaderamente peculiar: si los alcaldes desean un periodo adicional, deberán hacer cosas innovadoras y creativas y estar conscientes de que la gente está cansada de la opacidad, la corrupción y los moches. En consecuencia, los gobiernos locales para ganar confianza están obligados a ser transparentes, abiertos, incluyentes y honestos, independientemente de la tendencia a forjar estructuras corporativistas y clientelares, pues ahora el elector también tiene la oportunidad de premiar o castigar.

Si el funcionario anuncia su reelección, es porque cree que hizo bien las cosas y espera una respuesta positiva del electorado. Por el contrario, si su determinación es de no postularse para otro periodo, la señal que manda -obvio con excepciones-, es de no querer correr riesgos para evitar posibles descalabros, es la lógica de la  autodescalificacion. De ambas posturas gana el ciudadano.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí