La Inflación, los Impuestos y el Precio del Dólar

0
214

Se ha estado informando ampliamente que la inflación en México, es decir, los precios de las cosas, ha bajado a niveles históricos de menos de 2.4%, cuando que en los últimos tres años ha estado en casi 4% y esto a pesar de que la moneda mexicana ha estado perdiendo valor frente al dólar, en alrededor de un 35%, lo cual está encareciendo las cosas importadas y las que se producen en México con componentes importados.

Según la teoría económica sobre la oferta y la demanda, los precios de las cosas suben, es decir, la inflación es mayor, cuando hay menos cosas que comprar y la sociedad tiene la misma o menos cantidad de dinero para comprar, es decir, la demanda disminuye.

Por el contrario, los precios de las cosas bajan porque hay más cosas para comprar y la sociedad tiene el mismo o más dinero y se aumenta así la demanda.

-Publicidad-

En México, que se sepa, no ha habido aumentos significativos en la producción de bienes y servicios que se traduzcan en un incremento en la oferta y tampoco, que se sepa, ha habido un aumento en la importación de bienes más baratos, de China por ejemplo, para que con todo ello hubiera una disminución en los precios, por lo que se ha de buscar otra explicación.

Es una realidad que el peso mexicano ha estado perdiendo su valor frente al dólar, es decir que el dólar se revalúa mientras que el peso se está devaluando. Durante muchos años México ha importado del extranjero más que lo que les vende, principalmente a Estados Unidos, es decir tenemos déficit comercial y como el dólar ha subido su valor más de 35%, todo lo que se compra al extranjero y que se revende en México, directamente o como componente, tiene que haber subido de precio y debiera estar afectando a la alza las mercancías importadas y por lo tanto, debiera haber una inflación mayor.

Por otro lado, todo lo que se exporta y que nos pagan en dólares, estos se convierten en más pesos para los productores nacionales, pero cuando existe incertidumbre en cuanto al gobierno y la economía del país, muchos exportadores prefieren dejar los dólares en el extranjero y sólo traen los que necesitan para seguir operando.

Pero, hay otra circunstancia, los buenos precios en el extranjero estimulan la exportación de bienes por lo que se dejan menos productos en el mercado nacional, provocando con ello una oferta menor y por lo tanto cierta carestía y, en algunos casos, la producción que se queda en el país, es de menor calidad pues todo lo mejor se exporta.

Se puede considerar, por ejemplo, el caso del tomate que se produce en Sinaloa que se exporta en más de un 70% y que al venderse en dólares, éstos se convierten en un 30% más de pesos, aun descontando los insumos que los productores importan a precios mayores que antes de esta devaluación, tales como semilla, fertilizantes, fungicidas y equipamiento agrícola; se obtienen tan buenas utilidades que queda poco para el consumo nacional, dándose el caso de que en plena cosecha, cuando hay mucha producción, el tomate que debiera estar barato en el mercado nacional, esté caro y malo, aún en las zonas de producción, pues prácticamente se vende la “rezaga” a muy buen precio, lo que debiera afectar también la inflación a la alza.

Entonces ¿por qué se dice que hay una baja inflación a pesar del encarecimiento de todo lo importado y de lo exportable?  La razón que pueda explicarlo es que, si se ha de creer en las cifras oficiales sobre la inflación, la sociedad tiene menos dinero para comprar y gastar, esto es, que hay menos demanda, por lo que las cosas que se venden tienen menos compradores y quienes las venden tienen que bajarlas de precio o ponerlas en oferta para competir.

Que la sociedad tiene menos dinero se demuestra con los propios informes de la Secretaría de Hacienda. Hasta noviembre de 2015 los ingresos provenientes de la venta de petróleo habían caído casi 390 mil millones de pesos, mismos que tuvo que recuperar de los causantes con la Reforma Hacendaria, a través de la cual logró incrementar sus ingresos tributarios en casi 513 mil millones de pesos, es decir, Hacienda obtuvo 123 mil millones de pesos más que lo que perdió del petróleo.  Estos 513 mil millones de pesos se retiraron de las manos de los mexicanos, quienes ahora tienen menos con qué comprar, bajando la demanda frente a una misma oferta, que ha tenido que bajar los precios para competir, obteniéndose así una menor inflación. Pudiera haber otros factores pero el principal es este.

Esta situación de una economía que no crece y una sensación de que se está retrocediendo a pesar de que la inflación está bajando, se explica porque el gobierno tiene más dinero de los ciudadanos vía impuestos y éstos tienen menos capacidad de compra, aunque se diga que ahora las cosas están más baratas.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí