La imagen del PRI

0
172

La reciente detención del exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, en España por varios cargos por blanqueo de capital y asociación criminal, han regresado a la agenda de temas la corrupción y su relación con el Partido Revolucionario Institucional, PRI. Varios analistas, articulistas y columnistas han hecho énfasis en la imagen del tricolor asociada a la corrupción, no sólo ejemplificada por el caso Moreira, sino recordando algunos ejemplos más. En tanto, en Colima dicho partido celebra una nueva victoria en las urnas.

Ni un voto

Sin dudas, para amplios sectores sociales un voto para el PRI es lo más cercano a una invitación para que muchas de las situaciones que se critican en el país, como el caso de la corrupción, continúen. Para las personas que comulgan con esta idea, no se debe votar nunca por el PRI. Pero el tricolor fue el ganador en los comicios intermedios de 2015.

En los medios, corren ríos de tinta en impresos, miles de minutos en radio y televisión y cientos de mensajes en redes sociales para advertir del riesgo que el PRI continúe gobernando el país, poniendo ejemplos como el de Moreira y otros exgobernadores. Pero el PRI acaba de retener la gubernatura de Colima.

-Publicidad-

Analistas y articulistas critican al Partido con sede en Insurgentes Norte por sus prácticas cada semana, recordándonos que gracias al priismo se han vivido crisis económicas en México, así como el surgimiento de una clase política millonaria a costa del bienestar de los mexicanos. Pero el PRI puntea en prácticamente todas las encuestas para la renovación de los 12 gobiernos estatales, que estarán en juego en 2016.

En redes sociales, muchos ciudadanos han hecho un apostolado en contra del PRI, atacando diariamente a dicho partido y a sus militantes, buscando que los demás abran los ojos para evitar seguir con dicho flagelo, recurriendo a frases como que es “lo peor que le pudo pasar al país”, “todo se arreglará cuando el PRI deje de gobernar” y otras similares. Pero el PRI recuperó la Presidencia de la República en 2012.

Las encuestas que sobre preferencias electorales se han hecho en diversos momentos los últimos años, muestran que el partido con el mayor número de negativos o de personas que nunca votarían por él, es el PRI, lo que se ha traducido en el vaticinio de un rechazo para esta fuerza política en las urnas. Pero el PRI es mayoría en las cámaras de Diputados y de Senadores.

Varios líderes políticos han logrado encumbrarse gracias a un discurso en el que presentan como el enemigo a vencer al PRI. Así, términos como son “prianistas” o frases tales como “son lo mismo que el PRI”, además de acusar a otros institutos políticos de ser aliados del tricolor, ayudan a ese propósito que encuentra tierra fértil en el rechazo que se manifiesta en distintas capas sociales.

Pero el PRI es el partido que gobierna en la mayoría de las entidades del país.

Todavía se recuerda la frase de Mario Vargas Llosa sobre que dicha fuerza política ejercía una dictadura perfecta en México. Esta consideración continúa usándose para describir el sistema de gobierno que tenemos, por parte de activistas que se oponen a lo que el tricolor representa. Pero el PRI domina en la mayoría de los municipios de la república.

Las consideraciones podrían continuar, pero algo es claro: a pesar de las críticas, de su mala imagen, del rechazo que en sectores sociales tiene, el PRI se mantiene como el Partido dominante en el escenario político mexicano. Tan es así, que el PAN y el PRD han negociado alianzas electorales para poder derrotarlo en las urnas, sin que esto represente cambios sustanciales en el reparto de los cargos de elección popular.

Asimismo, se podrán verter miles de litros de tinta o utilizar miles de mensajes electrónicos, pero es el partido con el que se debe negociar en el Congreso de la Unión y en las legislaturas estatales.

Lo llamativo, es que mientras más críticas recibe, más victorias en las urnas tiene, así que una de dos: o sus críticos en realidad se han convertido en promotores involuntarios –aunque habrá algunos voluntarios jugando con una máscara–, lo que explica la fuerza que tiene en las urnas; o la oposición no atina a convertirse en una verdadera opción para sacar de la comodidad de la crítica frente a una computadora a quienes con su voto pudieran cambiar los resultados de los comicios.

Tantos comentarios negativos contra el priísmo hasta hacen dudar. Quizá sea que somos masoquistas y nos gusta tener cerca al que nos hace sufrir, o tal vez gracias al PRI tenemos a quien echarle la culpa por todos los males que padecemos. Las próximas campañas serán la ocasión de confirmar esto, siendo preferible tener a psicoanalistas o psiquiatras tomando el pulso de las campañas y no a analistas políticos que nos dicen lo que ya sabemos.

Del tintero

Hoy se recuerda un aniversario luctuoso que algunos pueden aprovechar en redes sociales, en especial los habitantes insatisfechos de la Ciudad de México, pues un día como hoy falleció en 1925 Gabriel Mancera, quien fuera ingeniero y filántropo, además de ser uno de los primeros en recibir un doctorado honoris causa de la UNAM. Ya ven que se le ha confundido con el actual jefe de gobierno, pues muchas personas sólo saben de él que así se llama una avenida de la colonia Del Valle. Así que no se sorprenda si vuelven las bromas por la confusión.

 

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí