La Economía China, la Economía Global y la de México

0
143

Aunque pareciera que la desaceleración de la economía de China poco afecta a la economía de México pues las exportaciones mexicanas a China no son muy importantes respecto al total de las exportaciones de México que en 2014 casi llegaron a los 400 mil millones de dólares, las exportaciones de México a China en cambio en 2014 fueron alrededor de 6,500 millones de dólares que sólo significaron el 1.6% y aun éstas, en el primer semestre de este año, han bajado 23.6%, ascendiendo a 2 mil 392 millones de dólares, sin embargo, siendo la economía china la segunda más grande del mundo, sus altibajos golpean a la economía global y por ende también a la de México.

Según estudios de la Fundación de Desarrollo Humano Sustentable, la economía china creció a un promedio anual de 10%, mientras que la economía de todo el mundo sólo creció al 2.9%, esto es, la economía china creció 24 veces entre 1980 y 2011 y la economía global sólo lo hizo en 7 veces en el mismo lapso. En 1980 el Producto Interno Bruto de China, sólo aportaba el 2.8% del PIB mundial, pero para 2011, su aportación ya era el 10.1%. Lo anterior lo logró China abriendo su economía al comercio exterior, a pesar de que su gobierno es de corte socialista; sus exportaciones durante el periodo 1980-2011 crecieron 17.3% en promedio anual, que es el doble del 8.3% de las exportaciones de todo el mundo.

Los economistas chinos determinaron que una de las debilidades de su modelo económico estaba precisamente en la baja participación de su mercado interno, es decir, que la población china tenía poca capacidad de comprar las cosas que se producías y exportaban, principalmente debido a los bajos salarios de los trabajadores y al desempleo. Así, se decidió cambiar el enfoque buscando estimular el consumo interno y el sector servicios y depender menos de sus exportaciones y de la inversión extranjera directa, aunque se creciera menos; sin embargo, parece ser que se les pasó la mano o calcularon mal los tiempos pues en los últimos 3 años, 2012-2014, la economía china sólo creció 7.6% y en lo que va de 2015 sólo lleva un 7% de crecimiento, que es el ritmo más bajo desde 1998.

-Publicidad-

La decisión de cambiar el modelo económico aumentando la importancia relativa del mercado interno era técnicamente correcta, pues mientras que en Europa y en Estados Unidos el consumo interno representa dos terceras partes del Producto Interno Bruto, en China sólo es una tercera parte de su PIB; sin embargo, hasta la fecha, el consumo interno de los chinos no ha logrado repuntar, sino que ha disminuido su dinamismo pues si entre 2000 y 2011 las ventas al menudeo habían crecido un 16% anual, en 2012 y 2014 sólo lo hicieron en 13.2% y en lo que va de 2015, sólo han subido un 10.5%, que es el más bajo en los últimos 13 años.

Otro problema fue que la Bolsa de Valores China se desplomó desde un máximo histórico que tuvo el 12 de junio de 2014 de 5,166 puntos, ha descendido hasta 3,207 puntos al cierre de agosto de 2015, lo cual representa una caída de -38%, sólo comparable con la caída del mercado de acciones de Estados Unidos durante la crisis financiera de 2001.

Ante todo lo anterior, el Gobierno Chino ha tomado algunas decisiones que han cimbrado la economía global. Hay evidencias de que el Gobierno ha invertido 235 mil millones de dólares para comprar acciones y evitar así que siga cayendo la bolsa, ocasionando una fuerte baja en sus recursos internacionales y alterando el funcionamiento del mercado accionario.

Otras decisiones que ha tomado el Gobierno Chino ha sido disminuir las tasas de interés de referencia, bajar los niveles de encaje legal a los bancos y devaluar su moneda, el Yuan, que en solo 15 días de agosto lo pasó de 6.200 yuanes por dólar a 6.403 por dólar, intentando así abaratar sus exportaciones y recuperar mercado externo.

Para darse una idea, China es el principal consumidor de cemento al realizar el 57% del consumo mundial; de carbón con el 50.2%; de carne de cerdo con el 50%; de acero con el 45.7%; de cobre con el 43%; de arroz con el 30%; de papel y cartón con el 23.2% y de trigo con el 18.2%. Es también el segundo consumidor mundial de maíz al realizar el 23.8% del consumo global y de petróleo el 11.4%.

Así se entiende que cayeran los precios de las materias primas, exportando la crisis económica china a países como Brasil, Chile, Canadá, México y hasta Europa en general y provocando la devaluación de las monedas de Brasil, Colombia, Chile, México, Turquía, Sudáfrica y otras más, exacerbando la volatilidad financiera global.

México puede aprender mucho de China en cuanto a depender demasiado de las exportaciones, no sólo de petróleo y otras materias primas, sino aun de productos terminados, por lo que debiera iniciar un proceso bien estudiado, aunque sea lento, de estimular el consumo interno de los mexicanos buscando una mejor estabilidad y crecimiento en su economía.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí