La apatía del Constituyente y su importancia

0
12

Dentro de las grandes falacias de la izquierda es que la Ciudad de México es una ciudad vanguardista donde su nivel de educación es bastante elevado. Siento sacarlos de su burbuja, desgraciadamente es todo lo contrario. Los pasados comicios por el Constituyente lo demostraron donde el nivel de abstencionismo rondó por el 70%. Beneficio para todo sistema clientelar.

Se volvió a mostrar que, salvo algunas excepciones como la Delegación Benito Juárez, donde las escuelas son como panaderías, una enfrente de la otra, el nivel sociocultural es bajo en general. La importancia del Constituyente es fundamental ya que se diseñarán las reglas del juego y de ahí se derivará la fortaleza institucional que puedan tener los futuros gobiernos capitalinos.

Puntos tan importantes en la agenda, como los relacionados a derechos humanos como son el respeto a la vida, los derechos de los niños, la defensa de la familia, pueden quedar afuera de la misma y colocados a un lado como han hecho gobiernos anteriores. Dirigir las políticas públicas para seguir manteniendo un sistema clientelar que pagó $ 300.00 por el voto ciudadano.

-Publicidad-

La autonomía que deberán tener las alcaldías en materia de recaudación predial o para cubrir el servicio del agua. Que los gobiernos capitalinos no sigan utilizando, sin transparencia alguna, como caja chica para seguir derrochando nuestros impuestos y pagos de servicios, máxime en un tema tan importante como el relacionado a un recurso vital que es el agua.

Violentar los derechos ciudadanos en materia de tránsito, como se hizo recientemente en detrimento de la calidad del aire que respiramos. Priorizar el que los capitalinos tengamos un transporte de calidad, digno de lo que realmente sería una ciudad de vanguardia, donde no sufra por falta de mantenimiento o saturación en horas pico y que reduzca tiempos de traslado.

Una legislación que regule la construcción desmedida que tenemos en la Ciudad de México, derivada del famoso bando 2 que impuso, de forma autoritaria e irresponsable, uno de los peores Ejecutivos que gobernó la Ciudad de México. Asimismo, la transparencia en las licitaciones y uso de recursos que se niegan a realizar los Jefes de Gobierno, en especial a partir del 2001.

La derogación de un abusivo y deleznable Reglamento de Tránsito que de forma fascista y terrorista busca hacerse de recursos, que no transparenta, a costa de los conductores vehiculares dejando a un lado otras obligaciones como el control que ha tenido el crecimiento desmedido del uso de la bicicleta sin respetar señalizaciones o los derechos peatonales.

Finalmente, el manejo responsable, no solo de los recursos provenientes de los impuestos o pago de servicios que realizamos los capitalinos, también del endeudamiento que ha crecido de forma sistemática a partir de que llegó el PRD a gobernar la ciudad. También la derogación de un impuesto injusto como la tenencia. Son muchos los puntos a tratar, como para ser apáticos y no votar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí