Izquierda vs. Izquierda

0
182

Morena y PRD no saben convivir en el espacio y en las reglas de la democracia. Hubo demostraciones de intolerancia en la ALDF.

Quién iba a decir que irónicamente el lugar donde se aprobó la prohibición del uso de animales en los circos en la ciudad se iba a convertir en sede de un espectáculo de política circense.

Ésa es la lección y evidencia que dejan las pugnas y luchas de la izquierda contra la izquierda, de Morena y el PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Una lamentable exhibición de críticas, insultos y mezquindades políticas que quedaron de manifiesto el jueves pasado en la toma de protesta de los 16 delegados, y que deriva de las intolerancias demostradas por los dos partidos de izquierda entre sí, y la incapacidad de ambos para procesar sus frustraciones político-electorales.

-Publicidad-

¿Sorprende? Desde luego que no. Ambas expresiones no saben convivir en el espacio y en las reglas de la democracia. En lo que se supone debería ser un acto de tolerancia y pluralidad, como es la toma de protesta de los delegados electos por los ciudadanos el pasado 7 de junio, en su lugar hubo demostraciones de intolerancia que no abonan al ejercicio de diálogo, el cual debe prevalecer en  el  Congreso local de la ciudad.

Ante la falta de argumentos, Morena optó por la toma de la Tribuna. Con el uso de pancartas y cartulinas buscó denostar a los delegados y delegadas perredistas que tomaban protesta. Respaldados por vociferaciones y gritos que acusaban la traición de la que se sienten víctimas desde su nacimiento y conversión política.

Morena quiere hacernos creer que son una opción de gobierno distinta al PRD, cuando de ese instituto político emergieron. Sus diputados y delegados alguna vez formaron parte de las filas del sol azteca y lo abandonaron por los cacicazgos partidistas que ellos mismos fomentaron y que ahora les dieron la espalda.  Solaparon las artimañas políticas que hoy le reclaman al PRD tan doloridamente como si ellos no lo hubieran promovido tiempo atrás y que, seguramente, replicarán en el futuro.

Los partidos de oposición, ante el escenario de pelea encarnizada entre perredistas y morenistas, corren el riesgo de ser secuestrados en la inercia de los dos grupos mayoritarios que se disputan el control político y económico de la Asamblea Legislativa.

Pero más allá, entre esta lucha de izquierdas que vive la ciudad, quedan relegados los ciudadanos, cansados del sistema político que durante 18 años ha dominado el PRD y del cual se erige como consecuencia Morena.

Los ciudadanos lanzaron un fuerte mensaje en las elecciones: están cansados de los gobiernos deficientes amarillos. Hoy lo que buscan son otras opciones, nuevas ideas, perfiles frescos y resulta que lo que Morena les ofrece y representa es simplemente un perredismo revolcado, con los mismos vicios y ansias de poder, que ya fueron demostradas el jueves pasado.

Si de esa exhibición podemos anticipar qué será de los tres años de legislatura, ya podemos ir previendo que todos los esfuerzos legislativos estarán enfocados a destruirse uno al otro, dejando de lado a los ciudadanos a los cuales se deben.

Los habitantes de la capital que, acudiendo a las urnas en la elección pasada apostaron por una mejor suerte para la capital, no se merecen tal espectáculo, ni que se convierta al Congreso local en arena de bajas pasiones de políticos incapaces de hacer política.

Mal presagio queda, pues para cuando llegue el momento de la asignación de los presupuestos delegacionales, hasta dónde será capaz de llegar la izquierda para destruir a la izquierda.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí