¿No más “vacas sagradas” en el PAN?

0
236

Un buen lío (léase disgusto) causó Gustavo Madero cuando declaró que en el PAN ya no se reconocerían vacas sagradas, que era la hora de los militantes. Entiendo lo que quiso decir, pero lo hizo mal, y se ganó, en vez de vítores, algunas recriminaciones. ¿Qué dijo y qué podemos comentar?

"El PAN de ahora es más democrático y menos cupular, más federalizado, menos orientado a reconocerle a las vacas sagradas y más orientado a reconocerle a la gente que se la rifa", dice la prensa que fue lo textual de Madero Muñoz.

La idea es que las decisiones panistas las harán los militantes de a pie, creo entender. No está mal, pero eso ni está pasando ni pasará, lo más probable, en el futuro próximo. A menos que haya cambios radicales en el estilo maderista.

-Publicidad-

La democracia panista, que está atorada por muchas, muchas decisiones copulares nacionales y locales y por imposición (en mucho perfectamente legal) de candidatos a puestos de elección. Los militantes están frustrados y algunos… se han ido, sobre todo militantes distinguidos.

Mientras muchos políticos acuden a las coaliciones internas (y externas, claro) para gobernar sus organizaciones y partidos, Gustavo Madero endureció su posición frente a los perdedores en la elección presidencial pasada del PAN. Esto no fue ningún secreto ni es un chisme, se trata de hechos del dominio público, en los medios nacionales de comunicación.

Las minorías (nada pequeñas), de tendencia calderonista y corderista están arrinconadas por lo general; hay excepciones y qué bueno. Los cambios en el CEN fueron radicales, incluyendo por supuesto colaboradores de la primera presidencia de Madero en el CEN que fueron “renunciados”.

Pero ahora Gustavo ofrece democracia y federalismo para que los “que se la rifan” decidan. ¿Qué podemos decir? Que ojalá sea cierto, y en ello va, si no la vida del partido, sí el vigor y credibilidad necesarios para las elecciones del 2015.

Y esta democracia interna del PAN debe iniciar de inmediato, no en pleno año 2015-electoral. Y no se trata solamente del voto de la base, sino de una democracia a través de comités en municipios, delegaciones, estados, regional del D.F. y nacional, así como en otros organismos del partido, como sus grupos parlamentarios y fundaciones.

Para que esta democracia se dé dentro de toda la estructura de poderes de Acción Nacional, es importante que se respeten las decisiones locales de plataformas y candidaturas para el 2015. También es preciso que los procesos electorales internos de comités se desarrollen democráticamente, sin presiones sobre la militancia e impidiendo a toda costa las trampas que ya se han dado y que se criticaron al priismo.

Democracia pues, para el militante de a pie y para el dirigente municipal o delegacional y estatal y de cualquier posición de acción y control. Esto es sólo el principio. Si no sucede así, la esperanza democrática para elegir candidatos por mayoría y plurinominales difícilmente será obtenida.

Hasta aquí vamos creo bien respecto al “poder al militante”. Pero ¿qué hay de las tales vacas sagradas? La verdad, es que el mote es muy desafortunado. Las vacas sagradas de la India son animales intocables, pero que por razones vacunas no tienen ni voz ni voto.

Claro que lo que Gustavo quiso decir (y no me llamo Aguilar, como el intérprete foxista), es que las personas de gran poder no serán las que decidan sobre la opinión y voluntad de la militancia de base regional y local. Pero la verdad que por el momento y en el pasado reciente, ha sido lo contrario (los hechos hablan).

Es la dirigencia nacional la que ha impuesto su voluntad, y gobierna con mano férrea, y para cumplir la oferta maderista, esto tendrá que cambiar de inmediato, no en unos meses. Para sus críticos, sería la reivindicación maderista.

Y digamos que en el PAN no habrá más vacas sagradas en control, suponiendo que nos refiramos a personalidades intocables, que las hay. Muchas de esas personalidades distinguidas ya no se meten en la vida diaria del partido, como los notables exgobernadores y viejos dirigentes: los héroes están cansados.

En los militantes fogueados y sobre todo antiguos (y no muy antiguos) dirigentes panistas, hay experiencia y verdadera sabiduría política, que no pueden considerarse de “vacas sagradas” desechadas. Se trata de personajes a veces muy ilustres y distinguidos, como “Don Luis” (´sólo hay uno). Hay verdaderos “gurús” que pueden orientar, sin imponer, la vida del partido. Hay algunos que en el mejor sentido son “santones”, profetas y guías en los ideales y doctrina del panismo (tan, pero tan arrinconada).

No pues a las vacas sagradas, pero sí el lugar de honor y de orientación merecido por quienes saben de política y han dado testimonio de fidelidad a la doctrina, a los gurús, profetas y héroes cansados. En sus años de lucha “se la han rifado”.

Curiosamente, si Gustavo Madero habló (así lo entendemos) de democracia interna, él tiene que comenzar por demostrar, sí, demostrar que está procediendo democráticamente, sin la mano férrea de control partidista que a ojos vista ha tenido sobre el PAN antes de, en la elección y después de ésta. Porque de alguna forma, con su declaración, él mismo cae en el mote de vaca sagrada, y debe demostrar que no lo es. Es la hora de la verdad para Gustavo Madero.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí