Fanáticos partidistas

0
307

Viene siendo muy común que al ejercer el derecho a criticar a los políticos –en especial a candidatos o dirigentes–, muchos periodistas reciban de inmediato a manera de respuesta descalificaciones a su trabajo por parte de defensores gratuitos –al parecer–, quienes se muestran como parte de la militancia del partido al que pertenece el aludido. Esto es especialmente preocupante en redes sociales, espacio en el que el insulto sustituye al argumento.

De troles y algo más

La crítica es parte esencial de la vida social, pues permite contrastar los proyectos de los actores políticos y permiten al ciudadano contar con elementos de juicio acerca de su desempeño pasado o sus promesas futuras. Pero para desgracia de nuestra sociedad, la confrontación de ideas ha cedido el lugar –cuando no la han quitado a empellones– al insulto y la descalificación como respuesta a quien critica a algún político o aspirante a un cargo de elección.

-Publicidad-

 

         Es bien sabido que en redes sociales, espacio en donde se da más este tipo de fenómenos, existen personajes que se encargan de generar polémica para favorecer sus posiciones, pero también que existe otro tipo de usuarios que buscan defender a cualquier costo a “su” candidato en contra de todos los que lo critiquen.

         Personajes del ámbito político como Juan Ramón de la Fuente, Andrés Manuel López Obrador y Margarita Zavala cuentan con usuarios en redes que se encargan de salvar su honor de supuestos ataques infundados.

         En alguna ocasión, en este espacio, relatamos como existe una cuenta en Twitter que se encarga de descalificar a todos aquellos que se atrevan a criticar al exrector de la UNAM, sin más argumentos que palabras como “vendidos”, “chayoteros”, “parciales” y similares, pero rehuyendo el objetivo que todo debate puede tener: confrontar ideas y aportar argumentos para justificar un punto de vista.

         De López Obrador ya se ha hablado y escrito mucho acerca de quienes lo defiende en contra de los ataques del “PRIAN” o de la “mafia en el poder”, es decir de aquellos que buscan detener su carrera. El término “pejezombie” se acuñó a raíz de la existencia de personas las cuales, en redes sociales, no permiten que se critique a su abanderado, pues no conciben que haya un líder destinado a gobernar al país distinto al tabasqueño.

         La novedad es que Margarita Zavala se ha sumado a esta lista, pues existen ya cuentas que orgullosas muestran etiquetas como #YoconMZ o que previamente mostraban aquello de #GraciasFCH. Se trata de una tendencia en la que algunos usuarios tratan de contrarrestar las críticas acerca de la trayectoria y capacidad de la aspirante a una candidatura presidencial, hechas desde espacios periodísticos o de las cuentas de otros usuarios, sin más idea o argumento que la enjundia que muestran al enviar mensajes.

         Lo preocupante, en este caso, es que quienes tratan de defender a la exprimera dama recurran a palabras similares a las de los ejemplos anteriores, pues si alguien plantea que se trata de la esposa de un expresidente con una carrera política menor, de inmediato lanzan palabras como “vendido”, “parcial” o “falto de objetividad”, “chayotero” y otras parecidas para demostrar –aunque eso sólo esté en su mente– que se trata de una defensa legítima de quien resolverá los problemas de México en 2018.

         Algo que llama la atención es que se trata, en los tres casos mencionados en este espacio, de usuarios que no permiten una forma de pensar distinta a la de ellos, además de que es notorio que no leen los textos en los que se critica a sus candidatos y no cuentan con más argumentos de defensa que tratar de exhibir como pagados, por alguna mano que se esconde en las sombras, a quienes se atreven a ejercer la crítica en contra de sus defendidos.

         Incluso pueden llegar a mostrar sus carencias, como sucedió hace pocos días, al intentar cerrar una discusión con otros usuarios con fórmulas que mueven a risa pero no funcionan para demostrar la razón que dicen tener, pues cuando algún usuario cuestionó la trayectoria de Zavala Gómez del Campo y sus posibilidades, la respuesta fue que tenían envidia de la aspirante.

         De cara a los próximos procesos electorales, considerando la polarización que hemos vivido a causa de estos procesos, tendremos más ejemplos que se sumen a esta relación, con defensores que reciclarán las mismas acusaciones usadas actualmente, creyendo que con llamar “vendido” a alguien que critica a su defendido su objetivo está cumplido, pero perdiendo de vista que lo que en realidad hacen es dañar más la imagen de su candidato y demostrando que se trata de un fanatismo digital que no admite replicas.

Del tintero

Ya que hablamos de esto, tenemos a columnistas que coleccionan toda suerte de insultos y descalificaciones a su trabajo por parte de los defensores a ultranza de quienes mencionamos en esta colaboración, algo que –por supuesto– estos fanáticos no observan y si lo hacen, callan porque así les conviene.

         Quien casi no cuenta con defensores en este ámbito es Enrique Peña Nieto, a quien más que Presidente de la República lo ven como piñata en las redes sociales. No vendría mal que los cibernautas del PRI se suban al ring, pues para eso los crearon.

 

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario