¿En qué va la COP21?

0
199

06 de Diciembre de 2015. El lunes pasado inició en París uno de los eventos internacionales más esperados:  la 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) sobre la que están puestos los ojos y buena parte de la esperanza del mundo. De la también llamada Cumbre del Clima se espera la adopción de nuevos acuerdos vinculantes entre más de 190 países para detener el incremento de la temperatura del planeta a través de la disminución de las emisiones de carbono que han sido base del desarrollo económico desde la Revolución Industrial.

Esto implicará enormes retos para los países, especialmente para sus sectores productivos, que tendrán que adaptarse a los nuevos estándares de producción limpia, lo cual conllevará además de inversiones millonarias, mucho compromiso para superar las naturales resistencias. Además, habrá que implementar intensas campañas masivas de educación que transformen los hábitos de consumo de millones de personas en el planeta. De no lograrse los acuerdos necesarios o de no lograrse su implementación, no habrá que esperar una tercera guerra mundial que termine con la viabilidad de nuestro planeta, ya que nuestros malos hábitos de producción y consumo serán suficientes.

La primera de dos semanas de la COP21 inició con el segmento de alto nivel en el que jefes de Estado y/o de gobierno de alrededor de 150 países ofrecieron discursos comprometiéndose y fijando posturas sobre los principales temas de la negociación. El presidente francés y anfitrión de la Cumbre, François Hollande, dijo que: “Nunca lo que ha estado en juego en una reunión internacional fue tan importante como el futuro del planeta y de la vida”. Sobre el acuerdo dijo que debe ser “universal, diferenciado y vinculante”.

-Publicidad-

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que no se puede seguir aplazando la firma de un acuerdo universal sobre el clima y que continuaría presionando a los países desarrollados para que reconozcan su responsabilidad en la toma de liderazgo, al tiempo de urgir a los que están en desarrollo a hacer más dentro de sus capacidades. Asimismo, señaló que es un signo alentador que casi todos los países hayan presentado sus planes de acción y que las grandes economías hayan hecho compromisos significativos para reducir sus emisiones. También encomió las promesas de financiamiento hechas por los países desarrollados para ayudar a los pobres y vulnerables a adaptarse al cambio climático.

Durante la primera semana se retomó la negociación del documento que contendrá los acuerdos que se espera sean adoptados el próximo viernes 11 de diciembre. Dicho texto descansa sobre cinco pilares: 1) reducción de gases de efecto invernadero, 2) adaptación a los efectos del calentamiento global, 3) diferenciación ad hoc entre países, 4) mecanismo periódico de revisión y 5) financiamiento.

Durante esta segunda semana habrá que superar lo que al parecer ha sido el mayor de los retos: la llamada “diferenciación”, que se refiere a que los países desarrollados, responsables de haber iniciado el calentamiento global por la emisión de gases de efecto invernadero, deben asumir mayores obligaciones que los países en vías de desarrollo. La diferenciación está presente en todo el proyecto impactando los compromisos que habrían de asumir los países, tanto en materia de reducción de emisiones como en los montos que tendrán que aportarse para el cumplimiento global del acuerdo. De aquí al próximo viernes seguiremos pendientes del desarrollo de la COP21 y el próximo domingo hablaremos de los resultados.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí