El Pantanoso Camino de la Democracia

0
173

“La corrupción no era parte del sistema: era el sistema”
Gabriel Zaid

Se podría considerar que buena parte de lo que acontece en México, particularmente lo referente a la vida política, tiene rasgos similares de lo ocurrido hace tiempo en algunos países latinoamericanos, con resultados lamentables, lo que nos permite aprender en cabeza ajena.

La evidente insatisfacción social: el desgaste del sistema de partidos; de la clase política y; el clima de desconfianza que prevalece por parte de la gente hacia sus autoridades, crea suspicacias de todo aquello que proviene del sector público, generando un ambiente de animadversión, de desánimo y alejamiento de sus gobiernos.

-Publicidad-

Si a ello le sumamos elementos de corrupción, impunidad, inseguridad, violencia, pobreza y deterioro económico, es obvio, que el desencanto social aumenta, al igual que los calificativos en relación a la actividad política y, por lo tanto, crece la irritación ciudadana.

Los ciudadanos, en consecuencia, están desdeñando a los Partidos Políticos al considerarlos deshonestos, incongruentes y mediocres, optando por caudillos que se dicen antipartidistas e independientes, tal como aconteció en otras latitudes latinoamericanas, pues el electorado en su desesperación se inclina afanosamente por encontrar un cambio, por lo tanto opta por figuras populistas.

Este panorama obliga a recapitular sobre los propósitos de nuestro sistema democrático, cuyo sustento se cimenta en las libertades, los derechos humanos, el respeto a la dignidad de las personas, a la participación y acceso a la vida pública, que se han visto menoscabados en los últimos años.

No es para menos, pues el actual régimen es contradictorio. Inició como reformista, luego nos colocó como rehenes de la insensibilidad de los tecnócratas y, en poco tiempo terminamos anclados en los viejos paradigmas.

La disyuntiva se presenta en un doble aspecto: imposible continuar por el sendero actual, pues se percibe un camino poco alentador, como tampoco fincar como futuro prometedor un viraje hacia las posiciones mesiánicas, riesgo latente. La apertura de las candidaturas independientes es fundamentalmente para la transformación de los partidos políticos, como también, la limpieza electoral; la transparencia y el debate público de las ideas, son aspectos indispensables para sacar del pantano a nuestra democracia.

La limpieza en la vida pública, la visión de estado y la redención política, constituyen elementos esenciales para el desarrollo de la cultura democrática y del país, recuperando la confianza perdida, estableciendo lazos de unión con la frágil organización social y retomando nuevamente el camino hacia la consolidación de las instituciones.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí