El PAN hoy

0
202

La actual dirigencia nacional del PAN tiene una característica un tanto inédita en la vida del partido y del país, representa el arribo de la juventud mexicana a la dirección del partido. La presencia de Ricardo Anaya en la dirigencia nacional significa una especie de asalto al partido por parte de la juventud mexicana del país, de la que él forma parte y representa.

Lo anterior significa que el PAN tiene el reto de dar cauce a las propuestas, inconformidades, intereses, demandas y exigencias de la juventud mexicana, que tanto hacen falta en la vida política del país, más allá de su participación partidista y en espacios de gobierno; el cauce al que me refiero es aquel que permita que las propuestas de los jóvenes universitarios, trabajadores, empresarios, productores del campo, artistas, profesionistas, desempleados, de grupos urbanos, entren al PAN y desde aquí a todos los espacios de la sociedad y gobierno que se requieran; y al igual que la juventud, de todos los sectores sociales.

Hoy el PAN tiene el reto de desarrollar un discurso centrado en la argumentación y razonamiento políticos, llevar el diálogo y el debate al terreno de la verdad, la objetividad y de la ética, saliéndose de la simulación, la demagogia y la defensa a ultranza de intereses de grupo postura o características que urgen en el debate político nacional para construir los acuerdos, acciones o soluciones que requiere la compleja problemática nacional.

-Publicidad-

El país necesita que se eleve el debate nacional, sacarlo del pragmatismo, de la caricatura, de los intereses en lo oscuro, de la demagogia y simulación, hablar de frente y de cara a la sociedad, con argumentos y razonamiento, alejarlo del centro de los descalificativos y de las posturas cerradas y destructoras de todo planteamiento venidos de los otros. Necesita políticos con discursos que den luz y explicaciones provenientes de las convicciones y no de ambiciones de poder o de guiones escritos para la ocasión.

El PAN necesita demostrar que tiene ese discurso, el que usa la gente, con el que se comunica y expresa, el más avanzado para el país; que es un partido con experiencia, el más preparado, el que conoce de fondo los temas y problemas que aquejan a la gente y al país, un partido que en el gobierno no improvisa ni impulsa ocurrencias, sino que hace propuestas lo mismo en temas fiscales, que de transparencia, de la economía o sociales, derivadas del conocimiento de los problemas y de su impacto en el bienestar de la sociedad.

Ese es el PAN que verá el país a partir del liderazgo de Ricardo Anaya, un partido que empezará a dar cauce a la expresión e inconformidad de la gente, que habla con la verdad, que argumenta objetivamente, que le aclare a la gente y ayude a entender la situación del país sin demagogia ni simulación, un partido que vuelva a ser instrumento de la gente, de los distintos sectores sociales, pero también de las personas, que cada una se sienta atendida en el partido como en su casa para que cada casa le abra las puertas al partido.

Este es el reto del PAN de hoy, que sabe que la verdadera protagonista de la vida política nacional es la sociedad, no sus dirigentes, volver a ser el partido de la gente más allá de la militancia, el partido de la juventud, el de la política de argumentos, el que hable con la verdad a la gente, sin rollos, que vuelva ser el principal referente de la sociedad para entender en dónde estamos, hacia dónde vamos y a dónde podemos ir si en 2018 vuelve a cruzar en su boleta las siglas del PAN.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí