Obesidad y diabetes: ¡Dos problemas de atención urgente!

0
270

Hace unas semanas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desplegó un comunicado a través del cual alerta sobre los nuevos retos sanitarios a nivel mundial. Algunos de los que forman parte del alza de las enfermedades no transmisibles son la obesidad y la diabetes.

Varios países, señala el organismo internacional, han acordado como objetivo sanitario mundial garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.

La OMS señaló que en 2014, a nivel mundial, 39 por ciento de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso y, de ellas, 13 por ciento eran obesas. Esto equivale a más de mil 900 millones de adultos de 18 o más años con sobrepeso y a más de 600 millones con obesidad.

-Publicidad-

Entre la población infantil, los datos son todavía más alarmantes: según la Organización Mundial de la Salud en 2013 más de 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso. Se estima que los niños obesos y con sobrepeso corren el riesgo de seguir siendo obesos en la edad adulta y, por ello, tienen más probabilidades de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El organismo internacional precisa que en el caso específico de la diabetes, existen dos tipos: la 1 que, por lo común, se presenta en la niñez o la adolescencia, y que se caracteriza porque los pacientes necesitan inyecciones de insulina durante toda la vida. Y la diabetes tipo 2, que concentra a 90 por ciento de los casos en el mundo de esta enfermedad, ésta, en lo general surge durante la vida adulta.

En México, la dimensión de estos padecimientos se puede entender a partir de los datos ofrecidos por la Secretaría de Salud. En 2012 la institución ubicó en 26 millones a la población adulta que presentaba sobrepeso, en 22 millones, a la que presentaba obesidad.

Según la misma fuente, de la población que para ese mismo año había sido diagnosticada con diabetes 72.5 por ciento de la población adulta utilizaba pastillas como medicamentos, 13.0 por ciento, insulina sola o combinada, y 6.6 por ciento usaba tanto pastillas como insulinas. 6.4 por ciento solo utilizaba insulina.

En mi Estado, Yucatán, los datos sobre los problemas de obesidad y diabetes son también muy preocupantes: son padecimientos muy extendidos entre la población.

En 2012, según los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 32.96 por ciento de los yucatecos eran obesos. En tanto, a nivel nacional el porcentaje de la población con obesidad era 23.5 por ciento.

De acuerdo con el Sistema de Indicadores para Monitorear los Avances de la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, como muestra de las causas de la obesidad y la diabetes, en Yucatán se compran 494 kg de alimentos ricos en azúcar y grasa al año por hogar, esto es 39 por ciento superior a la media nacional (355 kg).

Además, 55 por ciento de los niños yucatecos ven una pantalla por más de tres horas diarias, lo que da idea de la dimensión de los hábitos sedentarios con los que viven. No caminan, no se ejercitan.

En el mediano plazo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del año 2012, la prevalencia de diabetes en nuestro Estado, por diagnóstico médico previo en personas de 20 años o más, fue 9.2 por ciento, cifra mayor a la registrada en 2006, que fue de 5.4 por ciento.

La prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo fue ligeramente mayor en mujeres, con 11 por ciento, entre los hombres registró 7.2 por ciento. Sin embargo, si se pone atención en este indicador para la población de entre 40 y 59 años, la prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo es de 11.4 por ciento entre los varones, mientras que entre las mujeres alcanza 11.3 por ciento.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2013 en Yucatán hubo alrededor de 60 muertes por diabetes mellitus tipo 2 por cada 100 mil habitantes. El dato es relevante si consideramos que se trata de muertes por una enfermedad caracterizada por ser irreversible, crónica y discapacitante. Quienes mueren por esa causa normalmente han padecido progresivamente problemas en la vista, del funcionamiento de riñones o han sufrido amputaciones de sus miembros.

La obesidad, la inactividad física y la alimentación malsana son factores que propician el desarrollo de la diabetes tipo 2. Por tanto, su tratamiento implica, en el plano individual, cambios del modo de vida, pérdida de peso, consumo de medicamentos orales y/o inyecciones de insulina.

Pero en el plano social, disminuir la obesidad y la diabetes son los principales retos que debe enfrentar el sistema de salud para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. ¡No es un asunto de estética, sino de salud y calidad de vida!

Por su magnitud, frecuencia, ritmo de crecimiento y las presiones que ejercen sobre el Sistema Nacional de Salud, el sobrepeso y la obesidad, especialmente la diabetes mellitus tipo 2, representan una emergencia sanitaria, además de que afectan de manera importante la productividad de las empresas, el desempeño escolar y nuestro desarrollo económico como país.

Estamos frente a una situación crítica que, de no ser atendida en el corto y mediano plazos, puede comprometer nuestra viabilidad como nación.

¡Es momento de poner manos a la obra! ¡Trabaja por ti y tu familia! Come sanamente, haz ejercicio moderado, pero constante, y realízate exámenes médicos periódicos.

* Senador por Yucatán. Secretario de las comisionesde Juventud y Deporte, de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico y del Instituto Belisario Domínguez. Integrante de las comisiones de Turismo, Reforma Agraria y Bicamaral del Canal del Congreso.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí