El endeudamiento del Gobierno: peligro y carga para nuestros niños y jóvenes

0
202

 

La noche del 28-29 de octubre el Pleno de la Cámara de Senadores aprobó en lo general la Minuta con Proyecto de Decreto por el que se Expide la Ley de Ingresos 2015. Fui uno de los Senadores que se manifestó en contra del proyecto en lo general y, además, propuse una reserva para limitar el endeudamiento público que hipoteca el futuro de nuestros hijos, niños y jóvenes.

Durante el largo debate del jueves, los Senadores del PAN insistimos en que el proyecto presentado por el Ejecutivo dependía de un cálculo exagerado y poco realista del precio del barril de petróleo crudo de exportación, y que éste debe estimarse en 79 dólares, y no en 81 como se solicitaba.

-Publicidad-

En lo particular, presenté una reserva para enfrentar el endeudamiento público. Recordé que el presidente Peña Nieto hizo un compromiso público ante los mexicanos de que en su gobierno habría un déficit cero, pero que este compromiso no se está cumpliendo y hoy tenemos los mayores déficits y endeudamientos en la historia reciente de México. Y es que de seguir en el mismo camino, en sólo tres años el gobierno federal acumulará prácticamente el mismo nivel de endeudamiento que el alcanzado en los 12 años previos. Somos testigos de cómo las deudas para este ejercicio están llegando a más de 700 mil millones de pesos.

Cuando en el primer presupuesto del año 2013 se anunciaba un endeudamiento de 415 mil millones, a nuestra observación de que eran altísimos siempre nos respondieron que éstos irían bajando. La realidad es muy distinta.

Datos duros: a finales de 2013 se solicitó al Congreso que aprobara 561 mil millones de pesos para ejercerlos durante el presente año. Y ahora hay una solicitud de un déficit público de 1%, que implica un endeudamiento interno de 595 mil millones de pesos y una deuda externa de 6 mil millones de dólares.

Peor: el endeudamiento no se sustenta en un crecimiento económico sostenido. Así, de nada sirve la Reforma Hacendaria de 2013.

Otro foco rojo del endeudamiento es la falta de transparencia con la que se conducen quienes gastan los créditos contratados. La fracción VIII del artículo 73 de nuestra Constitución señala muy claramente que el financiamiento debe dirigirse a la ejecución de obras que directamente produzcan ingresos públicos. Sin embargo, la administración del presidente Peña Nieto no ha hecho públicos los reportes sobre el gasto de casi un billón de pesos solicitado como techo de endeudamiento en los primeros dos años de su gobierno.

Todos los que estamos en edad de pagar impuestos sabemos que después de una crisis financiera sobrevienen 10 años de estancamiento. Pero además sabemos que la irresponsabilidad de los gobernantes se traduce en el cargo de más impuestos para las generaciones de los jóvenes y de nuestros hijos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí