Dos de 2015

0
169

Cada quien tiene su lista de lo que le llamó la atención, lo que le impactó y lo que le quedó a deber 2015. Cada año trae sorpresas, también sinsabores personales y colectivos. Hacer un recuento de todo lo que pasa en un año es imposible, toda lista es arbitraria y más cuando se depende de un límite de espacio. Así que pondré un evento nacional y uno internacional que me parecieron de gran relevancia.

La fuga del Chapo. Sin lugar a dudas fue un evento desolador para todos. Por supuesto para el gobierno en su conjunto y para el presidente Peña en particular. Estar de visita en otro país cuando se da un evento de esa naturaleza con amplias repercusiones internacionales voltea por completo el sentido de la visita —más el que se tenía en Francia por parte del gobierno mexicano— y entorpece todo.

La imagen de México, cualquiera que fuera en ese momento, se fue al suelo. En todos lados se daba la noticia de la fuga de quien llegó a ser el criminal más buscado del mundo. Ese golpe no es solo para el gobierno. Es para todos, pues teníamos que contestar a las preguntas de los extranjeros de cómo era posible que alguien de esa peligrosidad construyera un túnel en una cárcel de máxima seguridad, como si se tratara de una prisión de 1926. La foto de la procuradora asomándose al hoyo por el que salió El Chapo ilustró la impotencia y el asombro del Estado ante el criminal. La fuga del narco vino a confirmar que la nata espesa de la corrupción volvía a estar en todos lados. De hecho, no hay todavía culpables de nivel. Salvo algún cambio menor, todos siguen en sus puestos. La idea de que la fuga es producto de una cadena de corrupción que atraviesa todos los niveles está más que fija en el imaginario colectivo. Ojalá pronto atrapen al narcotraficante, no es para que le dé un respiro al gobierno —que sin duda se lo daría— sino porque podría reparar en algo nuestra humillada imagen internacional.

-Publicidad-

La operación criminal en París en noviembre de esta año —a la que hay que sumar los asesinatos en la revista Charlie Hebdo en enero— marcan definitivamente a Europa. Creo que todavía no hemos visto nada en lo que a respuesta del gobierno francés y sus aliados se refiere. La crueldad de la matanza al atacar civiles que simplemente pasaban una noche en las calles y lugares de París expuso la vulnerabilidad de todos cuando hay quienes están dispuestos a cambiar su vida por las de los demás. El costo del fanatismo lo pagarán todos. Los que viajemos para allá, claro, pero sobre todo quienes viven en países europeos y quienes son musulmanes en esos lugares, que ya han visto cómo la sospecha se cierra en torno ellos. Por supuesto las leyes de migración se van a endurecer, de la mano del crecimiento de un racismo que se considerará justificado. No se avizora nada bueno.

De cualquier forma feliz año para [email protected]


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí