Destapes en el PAN

0
183

Desde cualquier óptica el saldo para el PAN es negativo.

Todavía no terminaban los cómputos de la jornada electoral, cuando en el PAN ya se afilaban las navajas para continuar con una lucha intestina por el control del partido que por lo menos data de julio del 2012 y que le ha sido tan costosa.

Es natural que una vez que concluye una elección se evalúen los resultados en un deseable ejercicio de rendición de cuentas y de hecho, en la última reforma estatutaria de Acción Nacional se modificó el calendario para que la renovación del Comité Ejecutivo Nacional  se lleve a cabo el segundo semestre del año en que se celebran elecciones federales, precisamente con el propósito de que uno de los elementos de valoración en el proceso interno sea el desempeño electoral que se tuvo, pero aún y cuando los datos duros colocan a la actual dirigencia encabezada por Gustavo Madero en una posición muy poco sólida, no parece que los señalamientos del ex presidente Calderón y su grupo respondan a un ánimo constructivo que tanta falta hace.

Es cierto que desde cualquier óptica el saldo es negativo (número de votos, porcentaje de votación, espacios legislativos y de gobierno obtenidos etc.), sobre todo cuando las expectativas que el propio Madero había generado eran tan altas pues auguraba entre 150 y 200 diputados así como unas 4 gubernaturas.

-Publicidad-

Tampoco es fácil explicar que frente al desgaste del gobierno y sus bajísimos niveles de aprobación, el PAN no haya podido colocarse como una alternativa viable y lo primero que habría que aceptar es que su discurso anticorrupción no permeó entre la ciudadanía ante los escándalos que protagonizaron, pero lo que de plano no han entendido es que el pleito y la división son quizá los factores que más abonan a la derrota y que el objetivo no puede seguir siendo acabar con el adversario interno.

El pasado domingo se abrió una nueva oportunidad para Acción Nacional con los destapes de Ricardo Anaya a la dirigencia nacional -que ya se esperaba y aparentemente va a ser candidato único-, y el sorpresivo de Margarita Zavala a la Presidencia de la República con lo que cuando menos por el momento evita la polarización de la contienda así como una posible derrota.

Ambos son de los mejores cuadros que tiene el PAN, e incluso muchos los ven como una buena fórmula, pero también cargan con los vicios y la animadversión de los grupos que los apoyan por lo que deben demostrar que tienen la capacidad y el talento para marcar cierta distancia, definir una agenda propia y convocar a la construcción de la unidad en torno a un proyecto común en el que también quepa la ciudadanía. En buena medida, de eso depende el futuro del PAN, ya veremos si están a la altura.

 


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí