Desconfianza e incredulidad

0
145

La política no ha cumplido las expectativas que ella misma se ha trazado y generado.

Vaya dilema, el presidente declara que en México reina un clima de desconfianza y de incredulidad, pero el que lo propició fue él mismo. No es una denuncia cualquiera, muchos piensan que ni cuenta se dan de la situación real, pero admitir, que cuando menos por el momento, está derrotado es un paso que se debe de tomar en serio.

La desconfianza es una cosa y en México siempre la ha habido. No en vano pasamos tantos gobiernos de mentiras en el pasado; ahora cualquier gobernante, por bien intencionado que sea, está sujeto a una desconfianza natural por el simple hecho de ser parte del gobierno y de eso sólo es responsable en parte el gobierno actual… la historia hizo a los mexicanos desconfiados y para pruebas un par de botones:

 

  • “Se cayó el sistema…” (Sexenio de Miguel de la Madrid)
  • “La renovación moral de la sociedad” (Miguel de la Madrid)
  • “Administremos la abundancia” (José López Portillo)
  • “Defenderé el peso como perro” (José López Portillo)
  • “Es intolerable la impunidad del narcotráfico” (Ernesto Zedillo)
  • “La pobreza en México es un mito genial” (Sexenio de Carlos Salinas)
  • “El gran avance económico que queda como legado” (Luis Echeverría)
  • “A lo largo de este régimen hemos tomado medidas para satisfacer las necesidades educativas de los campesinos” (Gustavo Díaz Ordaz)

 

-Publicidad-

 

La desconfianza no se generó sola y lleva décadas en nuestra cultura, la política no ha cumplido las expectativas que ella misma se ha trazado y generado, pero la incredulidad es la sociedad diciendo con toda claridad y a viva voz que ya no quiere que le mientan, que ya está cansada de oír pretextos… actualmente el término crédulo es prácticamente un sinónimo de “estúpido” y los ciudadanos son incrédulos porque no quieren ser engañados, otra vez por el PRI, como si fueran estúpidos y además el presente no ayuda:

 

 

  • Si el PVEM puede decir en todos sus comerciales que ellos ofrecieron la cadena perpetua a secuestradores y cumplieron, sólo corroboran el cliché de la mentira política en un caso tan evidente que debería ser ofensivo para los ciudadanos… ni ellos lo cumplieron ni ellos propusieron eso; ellos propusieron la pena de muerte y en México quedó erradicada desde el sexenio de Fox hasta de las cortes marciales.

 

 

  • Si la Primera Dama tuvo que salir en un video diciendo que ella había comprado su “casa blanca” y que fue financiada por una empresa privada (Higa, Armando Hinojosa Cantú), ¿cómo esperan que no sean desconfiados? Si la mujer es actriz y se vio falsa y sobreactuada. ¿Qué esperan que digan los ciudadanos? He oído muchas voces al respecto y ninguna, absolutamente ninguna (ni en los amigos del PRI) ha defendido la explicación de la Primera Dama o ha hecho hincapié en que la señora trabajó desde los 15 años y así se compró su “casa blanca”. Sólo vislumbrando a ciudadanos crédulos (estúpidos) se podría esperar que un video así los sacara del problema.

 

 

  • En el caso de Ayotzinapa la indignación social creció de forma ejemplar y aunque quizás la incompetencia haya prevalecido sobre la mala intención ya no importa qué se diga o qué se descubra, ya no se va a creer ninguna versión del gobierno.

 

 

  • Para sumarle a la tormenta perfecta por la que pasa, Peña Nieto remueve al procurador y nombra una nueva procuradora. La senadora cuenta con toda la experiencia que se necesita y con toda la trayectoria profesional para llevar el cargo a buen puerto pero, ¿en realidad no pudieron ver que la vinculación con Televisa generaría sospechas? ¿No había ningún otro mexicano calificado que no fuera hermano del vicepresidente de noticieros Televisa? ¿Tenían que seguir una adaptación chafa del guión de La Dictadura Perfecta? Con un gobierno acusado de haber sido puesto por Televisa y hechos como éste se arrojan conclusiones que  podrán ser falsas, pero son más verosímiles que decir que nada tiene que ver.

 

 

  • El asunto de la casa de Videgaray, la matanza de Tlatlaya, las actitudes déspotas en Chiapas, la negativa de muchos diputados del PRI (habrá que ver qué pasa en el Senado y en los estados) para aprobar un Sistema Nacional Anticorrupción y todo lo que sucede en cada entidad es simplemente inexplicable con palabras y mientras no se castigue ejemplarmente a quien rompa la ley ninguna declaración del gobierno será creída.

There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí