Cuando el futuro ¿nos alcance?

0
240

Vale la pena que reflexionemos sobre las evidencias del cambio climático en el planeta en que habitamos.

Creado por la Universidad de Chicago y en funcionamiento desde 1947, el llamado Boletín de Científicos Atómicos está conformado por 17 premios Nobel que han perseverado en lanzar advertencias sobre un eventual desastre climático que acabaría con todo vestigio de vida en el planeta Tierra.

Para ello diseñaron un “Reloj del Apocalipsis”, cuya “hora cero”, significaría que el fin ha llegado. En 2012, el Boletín ubicó ese reloj a cinco minutos de la medianoche fatídica, pero apenas hace unos días, el 24 de enero último, integrantes del Boletín de Científicos Atómicos reunidos en la ciudad de Washington decidieron adelantar dos minutos su reloj, de modo que ahora nos hallaríamos a solamente tres minutos de la hora señalada.

Como punto de referencia, los científicos recordaron que la última vez que el mundo estuvo a tres minutos del apocalipsis fue en 1984, cuando la guerra fría entre Estados Unidos y la todavía Unión Soviética estaban en su momento más álgido.

-Publicidad-

Luego entonces, el minutero se mueve hacia atrás o hacia adelante. Lo que no me queda claro, respetado lector, es cómo se cuantifica cada apocalíptico minuto.

Pero más allá de estas advertencias catastrofistas, vale la pena que reflexionemos sobre las evidencias del cambio climático en el planeta en que habitamos. Sin ir más lejos, echemos un vistazo a nuestro querido Distrito Federal, que en 1804 inspirara aquella frase del barón Alexander von Humboldt, para referirse a la diáfana belleza del Valle de México: “Viajero, has llegado a la región más transparente del aire”. Frase que también usaría Alfonso Reyes en su obra Visión de Anáhuac, en 1915, aunque casi cuatro décadas más tarde se retractaría en su célebre Palinodia del polvo; y Carlos Fuentes, que así tituló su primera gran novela: La región más transparente, cuya primera edición publicó el Fondo de Cultura Económica en mayo de 1958.

¿Qué tenemos hoy en nuestro hermoso valle, más de 40 años después de que el Nobel mexicano Mario Molina y su colega Sherwood Rowland nos revelaran el dañino efecto en la capa de ozono causado por los clorofluorocarbonos que lanzan al aire aerosoles, extintores y sustancias refrigerantes? Daño en el medio ambiente y daño en la piel de los seres humanos.

Mucho hemos avanzado, pero grandes son aún los retos por vencer. Lo sentimos, lo vemos, lo olemos cada vez que las concentraciones de ozono y partículas exceden los 100 puntos Imeca.

En el Valle de México se concentra la octava parte de los residuos sólidos que se generan en el país. Cada día generamos 12 mil 513 toneladas de basura; es decir, cada uno de nosotros produce 1.43 kilos de basura al día.

Ello sin detenernos a calcular los enormes costos derivados del manejo de estos enormes volúmenes de desperdicios y sus graves consecuencias en tres aspectos: 1) Contaminación del agua superficial por basura arrojada en ríos y cañadas. 2) Contaminación del suelo: la  basura que se tira en el campo provoca y dificulta la germinación y el crecimiento de la vegetación. 3) Contaminación del aire por descomposición de la materia orgánica, incendios frecuentes y residuos y bacterias que dispersa el viento.

En la Zona Metropolitana del Valle de México, de la que forman parte 58 municipios mexiquenses y uno del estado de Hidalgo, vivimos ya más de 20 millones de personas (en 1950 no llegaban a tres millones); se hallan establecidas más de 35 mil industrias y circulan diariamente casi cuatro millones de vehículos.

Estos son los desafíos que enfrentamos los habitantes de este todavía hermoso Valle de México.

Coincido con nuestro premio Nobel Mario Molina: “Los científicos pueden plantear los problemas que afectarán al medio ambiente, con base en la evidencia disponible, pero su solución no es responsabilidad de los científicos, es de toda la sociedad”.

También tengamos presente que podemos hacer retroceder el minutero.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí