Capital S.O.S.

0
209

Iniciamos la semana pasada con una escena digna de un thriller de mafias, señal de que el crimen organizado tiene presencia en el DF.

Cada vez se vuelve más difícil sostener la ilusión y el argumento de que en el Distrito Federal no opera el crimen organizado. La violencia, los muertos y los narcomensajes han sido parte del panorama regular en la capital del país.

Iniciamos la semana pasada con una escena digna de cualquier thriller de mafias: el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia, vendado de todo el cuerpo y colgado en el puente de La Concordia, en la zona limítrofe del Estado de México y la delegación Iztapalapa.

-Publicidad-

Los dos días posteriores, otros dos hombres muertos fueron hallados, también en Iztapalapa y también con huellas de tortura y mensajes en cartulinas.

El mismo lunes, 25 comensales fueron asaltados a plena luz del día en un restaurante de la colonia Roma. O las más de 400 denuncias por parte de comerciantes del Centro Histórico por extorsiones hechas por supuestos grupos delictivos muy bien organizados.

Escenas de violencia que en otros estados del país pueden no sorprender, pero que ocurran dentro de nuestra ciudad es un muy mal mensaje. Es la más clara señal de que el crimen organizado tiene presencia en la capital.

No es de sorprender que ante estos hechos la prensa internacional señale que la Ciudad de México vive una de sus peores rachas en materia de inseguridad y violencia cotidiana.

Suponiendo sin conceder, y siguiendo la línea del discurso —por cierto, inamovible— del Gobierno del DF, quien asegura que en la ciudad no opera el crimen organizado y que se trata de meras y mínimas rencillas por el control del narcomenudeo, lo que sí es cierto es que por lo menos ya tocan a nuestra puerta y a veces hasta entran en la casa y hasta la cocina.

No es ninguna sorpresa que sea la zona oriente de la ciudad donde se concentran estos actos violentos. No es secreto que el crimen organizado del Estado de México —entidad gobernada por el PRI—está  desbordardo y penetrando sin que haya contención eficiente al DF. Comienzan a utilizar nuestra ciudad como patio trasero para sus ajustes de cuentas.

No hay oprobio en pedir ayuda cuando se necesita. La ciudad necesita del apoyo de la Federación para controlar esta ola de violencia desbordada que entra a nuestras vidas, las irrumpe y nos hace cuestionar la capacidad institucional para dar respuesta.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera,  necesita el apoyo de la Federación para enfrentar al crimen organizado y garantizar nuestra seguridad.

Es preferible exigir al gobierno federal y al del Estado de México operaciones que limiten la acción del crimen organizado, a buscar la solución en casa cuando no corresponde a la administración capitalina enfrentarlo solo.

Los discursos deben cambiar, al igual que las acciones. Es momento de reconocer debilidades y problemas para transitar a las soluciones, las cuales no se dan por sí mismas, pues requieren de la coordinación de las autoridades.

La violencia y los grupos delictivos del Estado de México están por entrar y arraigarse en la ciudad. Depende de las autoridades en turno impedir que esto suceda.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí