Cáncer urbano

0
186

Tenemos la insuperable oportunidad de cambiar las reglas, mejorarlas y definir responsabilidades claras que hagan imposible la impunidad.

La Ciudad de México tiene un padecimiento que, sin la atención adecuada, puede ser mortal.

Santa Fe es la biopsia que confirma que tenemos un cáncer en materia de desarrollo urbano que poco a poco invade nuestro organismo y que de no ser atendido oportunamente será letal para los ciudadanos.

-Publicidad-

Los deslaves en el residencial Vista del Campo siguen poniendo en evidencia el descuido y el descontrol que hay en el crecimiento urbano de la ciudad, con invasiones en espacios protegidos o vulnerables, sin que los jefes delegacionales, autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente o de la Secretaría de Desarrollo Urbano del Distrito Federal impidan la devastación.

Han pasado más de tres semanas del primer deslave, que ha llevado a más de 160 personas a abandonar su patrimonio, su hogar, sin que al día de hoy se haya sancionado a alguien por la vía administrativa o penal.

Y sólo estamos ante la punta del iceberg. Una larga lista de casos de violaciones al uso de suelo en la ciudad puede ser enlistada para dar cuenta de la laxa vigilancia y nula aplicación de la ley, en donde se ha privilegiado el interés de los desarrolladores al derecho de los ciudadanos.

En la delegación Miguel Hidalgo hay casos emblemáticos que sustentan y evidencian la creciente e impune violación al marco jurídico del desarrollo urbano y las escasas consecuencias: Barrilaco 395 en donde no había documentación para el uso de suelo de oficinas, Sierra Vertientes 52 con la edificación de un edificio de siete pisos, o Framboyanes 496 en donde se levanta un complejo de departamentos.

Hoy estamos ante una disyuntiva. Seguir consintiendo la depredación urbana o transitar a un nuevo modelo. Uno, donde no se diluya la responsabilidad en las interminables mecánicas burocráticas, en donde nadie es responsable; o construir un andamiaje sólido que priorice el crecimiento urbano ordenado, sancione a quienes incumplan pero, ante todo, dé certeza a los capitalinos.

Qué mejor escenario. Inmejorable. En la antesala de la discusión de la minuta de Reforma Política del Distrito Federal, que se dará en la Cámara de Diputados tenemos la insuperable oportunidad de cambiar las reglas, mejorarlas y definir responsabilidades claras que hagan imposible la impunidad ante las violaciones al uso de suelo.

A través de la construcción de la Constitución del Distrito Federal tenemos la coyuntura de transición de un modelo rebasado a una nueva dinámica política con responsabilidades compartidas, pero precisas.

Una nueva definición de ciudad, donde el uso de suelo sea administrado por las delegaciones y las construcciones sean responsabilidad única de cada una de las y los delegados, para dar fin a los pretextos que hoy dañan a los ciudadanos.

El grupo parlamentario del PAN en la Cámara baja está listo para esta discusión con la cual dar a la ciudad y a sus habitantes la reforma que merecemos, con nuestra propia Constitución, con nuestra propia identidad y, sobre todo, con el respeto total a nuestros derechos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí