Brexit y Mexit

0
438

Obama se equivocó. Cameron se equivocó. Las encuestas de salida también. Me gusta que hasta los analistas expertos se equivoquen, porque indica que su visión del mundo no reconoce los cambios repentinos que estamos sufriendo. Es un cambio de paradigma.

La salida de la Gran Bretaña de la Unión Europea es uno de esos eventos que sacuden la mundo por que van en contra de la sabiduría reinante. O sea que los votantes británicos salieron más listos que su Primer Ministro; y le pusieron un severo «ya basta» a muchas cosas al mismo tiempo.

Es una rebelión contra el gobierno gigante de la Unión Europea. Es un hasta aquí a las políticas de migración sin precaución. Es un ni maiz palomas al lonche gratis del que se están columpiando varios paises integrantes de la unión, como Grecia. O economías acomodaticias como las de España y Portugal. Francia está asoleada por huelgas de empleados de Gobierno. Es decirle a Alemania, quédate con tu Merkel apapachadora de migrantes.

-Publicidad-

La globalización empieza a verse como una moda cara y sobretodo dispareja en sus cargas. Por eso la rebelión. Por eso visualizo una nueva tendencia hacia la cerrazón, y de atención a los problemas internos como el desempleo, el uso de drogas, la marginación. El Brexit es la versión británica del apoyo a Trump en los Estados Unidos. Algo no funciona, la gente lo intuye aunque no le haya puesto nombre.

El peso se tambalea porque nuestro país le sigue apostando al dinero fácil, al endeudamiento que atrae capitales con intereses atractIvos. Gasta ahora, paga después. Importa poco el déficit.

Hasta que llega el momento en que la música se detiene, la fiesta termina y los inversionistas extranjeros recogen sus fichas. El alguien que se queda sin silla somos nosotros, porque internamente las cargas siempre se reparten inequitativamente.

México no está preparado para afrontar cambios vertiginosos. Me refiero a la instituciones adormiladas y vetustas que tenemos. Aún las reformas estructurales están siendo gradualizadas por la letra chiquita.

Los mexicanos en contraste, podríamos sumarnos rápidamente a cualquier revolución del intelecto. Tenemos la gente, los jóvenes, la energía, los recursos naturales sobrados. Una gran trerritorio rico en todo. Nos estorba un mal sistema político autocomplacienre y corrupto hasta el tope.

El mundo está experimentando los efectos de un aumento en la velocidad de cambio. Brexit no debe asustarnos sino ser motivo de optimismo por que nos obliga a abordar el tema del cambio posible. Es la ola que nos puede ahogar, claro, pero también a la que nos podemos trepar para ir a dondé queramos.

Los mexicanos debemos abrazar el cambio y no acobardarnos ante el ramalazo que viene gane o no gane Trump. Tenemos que repensar qué queremos y qué no queremos que nos pase.

En Gran bretaña Cameron está renunciando ante su fracaso. En México Peña Nieto sin duda agotará su periódo, con el agravante de que tratará con todas sus fuerzas de replicar un clon de sí mismo. Hasta el PAN y Morena toman esta ruta del menor esfuerzo, unos con Margarita Zavala y los segundos como el eterno AMLO. Todos los partidos son campeones del status quo.

Brexit es un indicador que podemos repensar México. Si la alianza europea puede replantearse, con mayor razón nosotros podemos reinventarnos. Mi propuesta es que usemos las nuevas teconologías para acelerar el rompimiento con nuestro pasado disfuncional.

2017 y 2018 es nuestra ventana de oportunidad. Nos quedan escasos dos años para armar un futuro distinto de la tediosa inercia que nos desorganiza actualmente.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario