Brega de eternidad

0
368

Don Luis H. Álvarez, quien, con actitud denodada, aprovechó toda oportunidad para avanzar en reformas paulatinas hacia la observancia de la Constitución. Continuando con las tesis de Gómez Morin, se postuló a todos los cargos para los que fue requerido. La divisa de su vida fue la vieja idea de que el camino de la dicha es el camino del deber.

Abrimos caminos por donde transitan hoy otras fuerzas políticas.
Luis H. Álvarez

El debate es añejo. José Vasconcelos hablaba de cambiar a México de golpe, con un movimiento contundente que él estaba dispuesto a encabezar. Manuel Gómez Morin sostenía, desde 1928, la necesidad de crear una organización política perdurable que fuera escuela de democracia y preparara paulatinamente al pueblo de México para ejercer la profesión de ciudadanía.

Gómez Morin perseveró y, después de ser rector de la Universidad y defender la autonomía y la libertad de cátedra, se abocó a crear el Partido Acción Nacional, una apuesta a largo plazo, una brega de eternidad o, dicho por uno de sus fundadores, el poeta José María Gurría Urgell, “El hombre es patria que pasa, la patria es hombre inmortal”.

-Publicidad-

Así lo asumió don Luis H. Álvarez, quien, con actitud denodada, aprovechó toda oportunidad para avanzar en reformas paulatinas hacia la observancia de la Constitución. Continuando con las tesis de Gómez Morin, se postuló a todos los cargos para los que fue requerido. La divisa de su vida fue la vieja idea de que el camino de la dicha es el camino del deber.

Muchas decisiones clave lo hacen merecedor de todos los elogios prodigados. Sin embargo, su mayor hazaña fue en 1989. Asesorado por Carlos Castillo Peraza y Diego Fernández de Cevallos, condicionó al incipiente y cuestionado gobierno de Carlos Salinas de Gortari a emprender una reforma política para una verdadera transición hacia la democracia. La autodenominada izquierda, una vez más, dio ejemplo de insensibilidad y se cerró al diálogo y a toda reforma. Don Luis, siguiendo la posición inicial del fundador, apostó por mayor presencia en el Poder Legislativo, por crear organismos electorales autónomos y por un marco normativo confiable, con resultados exitosos. El PAN arribó a la gubernatura de Baja California en ese año y, después de muchos triunfos, a la Presidencia de la República en el 2000.

El PAN fue magnánimo, heroico y generoso en su lucha por llegar al poder, pero no se puede decir lo mismo de su manera de ejercerlo. No se seleccionó a los hombres y mujeres con criterios de capacidad y eficiencia, no hubo un ataque frontal a la corrupción y el humanismo que tanto se pregonó fue soslayado. La incongruencia del contenido no se supera con el simple formalismo jurídico, sostuvieron los panistas. Lo urgente era —y sigue siendo— cerrar la brecha entre el México legal y el México real. A algunos mexicanos les va bien mientras al país le va mal, pésima señal.

El diseño humanista exige rasgos de la personalidad perfectamente identificables: amabilidad, cortesía, respeto al prójimo, puentes de solidaridad, lazos de confianza, credibilidad en la palabra, honor en el compromiso. Esos rasgos los tuvo don Luis.

El PAN debe preservar su identidad. Para ello, seguiré insistiendo en tres tareas: señales claras de ataque a la corrupción, que ya don Luis vislumbraba en las filas del partido; operación política, en lo cual el panismo no ha sabido ser hábil; y capacitación de su membresía, desde doctrina hasta liderazgo.

Los fundadores de Acción crearon una tradición en México al amalgamar lo mejor del pensamiento liberal y de la doctrina social cristiana. Castillo Peraza la denominó “la victoria cultural del PAN” y es la mayor responsabilidad de los panistas de hoy: preservar esa trinchera para la ciudadanía y demostrar que, a pesar de sus tropiezos, sabe corregir.

Al final de cuentas, como dijera Demóstenes: “Si estuviéramos como estamos después de haber hecho todo lo que debimos hacer, no habría esperanza. Pero si estamos como estamos porque todavía nos falta mucho de lo que debemos hacer, sí hay esperanza”.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario