AMLO traiciona y deja sola a Carmen

0
119

Permaneció callado. Ni una crítica a la decisión de MVS, ni un señalamiento de que existió censura y menos que el despido significó un ataque a la libertad de expresión

Desde el momento que detonó el affaire MVS, muchas voces se dijeron sorprendidas por el poco apoyo de Andrés Manuel López Obrador a la conductora.

Para nadie es secreto que por años, la conductora del informativo estelar de MVS realizó periodismo militante a favor de la Morena de López Obrador. Más aún, son memorables las “entrevistas” a AMLO, en donde la conductora sólo colocó temas a modo, sin cuestionar nada, para el parloteo sin freno del dos veces derrotado candidato presidencial.

Por eso, por la abierta militancia partidista de la hoy ex conductora estelar de MVS a favor de AMLO y de Morena —a quienes nunca molestó con el pétalo de una crítica—, son muchas las voces que creen que López Obrador no sólo dejó sola a la conductora, sino que la traicionó.

-Publicidad-

Más aún, el pasado jueves —cuando definitivamente terminó la relación laboral de la conductora y MVS—, muchos esperaban que AMLO se sumara a las críticas de censura y ataque a la libertad de expresión a causa de la salida de la conductora. ¿Y qué pasó?

López Obrador permaneció callado. Ni una sola palabra, ni una crítica a la decisión de MVS, ni un señalamiento de que existió censura y menos que el despido de la conductora significó un ataque a la libertad de expresión, sobre todo durante el rentable momento electoral, cuando AMLO podía haber sacado fuerte raja electorera de la supuesta censura y la aparente cancelación de la libertad de expresión.

Sin embargo, no es correcto decir que AMLO no estuvo atento del tema y más aún, se debe insistir en que son muchos los indicios de que el propio López Obrador dictó la línea a seguir por parte de la conductora y sus estrategas. Y es que resulta curioso que el 13 de marzo, a dos días de que arrancó el conflicto, AMLO emitió un primer mensaje en Twitter.

Dijo en esa fecha. “Ojalá MVS y Aristegui lleguen a un acuerdo. Joaquín Vargas es distinto a otros concesionarios que negocian con la libertad de expresión”. Queda claro que ese 13 de marzo López Obrador mandaba el mensaje a la conductora y a sus estrategas de que la mejor solución era el diálogo, la negociación y el acuerdo. ¿Pero qué fue lo que pasó?

Lo que vieron todos quienes estuvieron atentos del desenlace de affaire MVS. Es decir, que la conductora no tenía la menor intención de negociar, pactar y acordar. Lo que quedó claro es que pretendió forzar la tensión entre las partes, para negociar con la pistola en la cabeza del adversario.

El domingo 15 de marzo, una vez que MVS hizo publica la cancelación definitiva de la relación laboral con la conductora, López Obrador reapareció en la escena y dejó con la boca abierta a no pocos seguidores de la conductora y simpatizantes del propio dos veces derrotado ex candidato presidencial.

AMLO fue lacónico, si no es que grosero cuando dijo: “Es mejor no darnos por notificados de la ruptura MVS-Aristegui. Ojalá se rectifique, son muy pocos los espacios independientes. Diálogo”. ¿Qué quiso decir AMLO con ese segundo y último mensaje?

Está claro, cuando dijo “Es mejor no darnos por notificados”, el mensaje es de reprobación; la versión tabasqueña del “ni los veo ni los oigo”. Y por eso casi ordena: “Diálogo”. Pero la señora Carmen Aristegui no sólo ignoró la conseja de su otrora idolatrado jefe, sino que jaló la liga hasta que se rompió.

¿Por qué AMLO traicionó y dejó sola a la señora Aristegui? Porque sin micrófono no le sirve, porque necesita otros medios; porque pactó con algunos de ellos y porque no le dará patadas al pesebre. Al tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí