AMLO defiende a su hijo ante acusaciones de corrupción: “Loret de Mola encarna la corrupción”

0
97

En una declaración que ha generado polémica y un fuerte enfrentamiento mediático, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, salió en defensa de su hijo Gonzalo “Bobby” López Beltrán, quien fue acusado de presuntamente ofrecer explotar unas minas en Oaxaca para un negocio de balastro.

Visiblemente enojado, López Obrador rechazó tajantemente las acusaciones, calificándolas como calumnias y actos de corrupción. “Es un vil calumniador, corrupto”, expresó iracundo refiriéndose al periodista Carlos Loret de Mola, quien había difundido la información.

En su conferencia mañanera en Palacio Nacional, el mandatario aseguró que su hijo “no tiene nada que ver con eso, nada, nada absolutamente, nada”. Haciendo gala de su habitual estilo confrontativo, López Obrador comparó a su hijo con Loret de Mola, afirmando que mientras Gonzalo es “incapaz de cometer un acto de corrupción”, el periodista “encarna la corrupción”.

Frente a las acusaciones, el presidente desafió a los acusadores a presentar pruebas concretas y formales ante las autoridades correspondientes, rechazando de plano la existencia de cualquier delito cometido por su hijo. “Si esas son pruebas, lo que tienen que hacer es presentarlas, con una denuncia, al ministerio público, que se investigue”, enfatizó.

-Publicidad-

Sin embargo, a pesar de las negativas del presidente, los audios que presuntamente implican a sus hijos en actividades ilícitas han sido divulgados, junto con documentos que detallan supuestos actos de corrupción y tráfico de influencias.

Esta confrontación entre el presidente y los medios de comunicación no es la primera, y refleja la tensa relación entre el gobierno y ciertos sectores de la prensa en México. En un momento crucial para el país, la veracidad de las acusaciones y la respuesta de las autoridades frente a ellas serán elementos clave para determinar la credibilidad y la transparencia en el ámbito político mexicano.

La frase final del presidente, “No va a suceder absolutamente nada”, resuena como un desafío a quienes lo acusan, pero también como una advertencia sobre las posibles consecuencias de estas acusaciones. En un momento en el que la corrupción y la impunidad son temas de gran preocupación para la sociedad mexicana, esta controversia plantea preguntas importantes sobre la integridad de las instituciones y la rendición de cuentas en el país.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí