Ahora, rehabilitar a los partidos políticos

0
284

Aun desde antes de las elecciones se avizoraba la urgente necesidad de rehabilitar o reconstruir lo que queda de los Partidos Políticos. Tenemos un sistema democrático sostenido bajo el régimen partidista y, estas instituciones desde hace tiempo se encuentran en franco deterioro, sin excepción alguna.

El actual partido gobernante, MORENA, carece de una serie de atributos para ser considerado como tal, gira alrededor de un caudillo como eje central de todo su actuar, esa parte medular sostenida como un movimiento político-social carece de una ideología colectiva, simplemente adoptan consuetudinariamente la proveniente de su líder sin posibilidad de disentir: el pensar, desobedecer o estar en contra, significa traición.

Ante esas prácticas se advierte una debilidad institucional, pues sin tener un soporte doctrinario, se rige en función de una disciplinada horda de obedientes militantes a las órdenes del caudillo, sin una expresión de pensamiento que los identifique como organización política, sin embargo, la ambición por el poder los cohesiona, así seguirán unidos mientras dure la coyuntura que los hizo nacer.

En otras latitudes, pasa exactamente lo contrario, el Partido Acción Nacional cuenta con una doctrina sólida, las dificultades por las que atraviesa son de índole diversa, en tanto que sus fundamentos ideológicos se encuentran cimentados desde que surgió a la luz.

-Publicidad-

Su problema radica en un exacerbado pragmatismo que en buena medida lo llevó a alejarse de sus postulados, la onda grupera y las luchas intestinas por los puestos, lo alejaron de la misión encomendada por los fundadores, perdiendo mucha de la confianza depositada por los electores.

Así, siendo el principal partido de oposición, está obligado a iniciar de inmediato todo un proceso de rehabilitación, con el objeto de que en realidad sea un instrumento ciudadano, fiel a los principios e ideas que postula, garantizando hasta el limite de sus posibilidades la congruencia.

En ese orden, se requiere voltear a ver a los Partidos Políticos y su recomposición, que sean instituciones fuertes y comprometidas, pues en esa medida es posible construir una agenda con visión de futuro y rumbo, advirtiendo que hacen falta ideólogos, estadistas y liderazgos.

Estamos inmersos en agendas coyunturales, distractoras, sesgadas y parciales, con mucha critica y poco debate, sin espacio para la reflexión de fondo, no llevan en la cresta de la ola sin tener certeza hacia a donde vamos y, sobre todo, sin cuidar las formas, lo abrupto de decisiones incoherentes y sin sentido provoca males irreversibles, que se pudieron haber evitado.

Las circunstancias obligan a propiciar el fortalecimiento de las instituciones políticas, a construir un sistema de partidos bien cimentado, que impulsen una agenda de reconstrucción nacional, elevando el nivel del debate, con la seriedad, calidad y responsabilidad que merece nuestra nación.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario