Agenda política 2022

0
656

2022 será un año con muchos retos por enfrentar a nivel mundial y nacional, y mientras la pandemia por covid-19 continúe, incluso a nivel personal, pero aun en contextos complejos, es posible encontrar alegría y motivación, así que, con esos buenos deseos retomamos esta columna que el día de hoy busca enumerar los principales temas de la agenda política que se avizoran para el año.

En cuanto a la agenda del Poder Ejecutivo, particularmente a la narrativa del Presidente de la República, no se esperan cambios significativos: seguiremos viendo la polarización como la fórmula presidencial favorita que le permite mantener y movilizar a su base electoral. Aun cuando hay asuntos de política pública fundamentales para el país como la economía, la inseguridad, el rezago educativo por la pandemia o el propio manejo de la pandemia, es previsible que el Presidente siga privilegiando su actuación como actor político dominante más que el de responsable de la administración pública federal. Así, los principales temas políticos del Presidente serán el proceso de revocación de mandato y la reforma energética.

Vale la pena mencionar el inicio del diálogo entre el Poder Ejecutivo y los partidos de oposición que inicia precisamente hoy y que se desahogará en seis mesas temáticas sobre democracia, economía, medio ambiente, seguridad, salud, reforma energética y reforma electoral. El diálogo en democracia es siempre necesario, pero para que fructifique ambas partes deben estar dispuestas a ceder algo, veremos qué tanto gobierno y oposición son capaces de generar acuerdos.

En el campo del Poder Legislativo, hay que recordar que los grupos parlamentarios de Morena tienen la encomienda presidencial de aprobar, al menos, tres reformas clave para su proyecto de gobierno: la reforma energética/eléctrica que trasformaría a la CFE en un actor preponderante en el sector y desaparecería los órganos reguladores; en el ajedrez de la militarización, la reforma por la que la Guardia Nacional pasaría formalmente a ser parte de las Fuerzas Armadas, y una eventual reforma electoral que buscaría eliminar/debilitar al INE.

-Publicidad-

En la arena electoral, a mitad de año se llevarán a cabo elecciones en seis estados del país: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. Sólo en cuatro de éstos la coalición PAN-PRI-PRD se reeditará. Estos procesos electorales representan un enorme desafío para la oposición: el PAN debe defender Aguascalientes, Durango y Tamaulipas, mientras que el PRI debe hacerlo en Hidalgo y Oaxaca, si fallan, Morena podría gobernar 16 de 32 estados del país, debilitando a la oposición.

Pero mientras la oposición lucha por mantenerse, incluido Movimiento Ciudadano, que con una estrategia de apostar por sí mismo y reclutar cuadros valiosos incluso de otros partidos para crecer, en Morena la pugna por la adelantada definición de la candidatura presidencial se hará cada día más evidente, resaltándose los bandos y diferencias, lo cual tampoco será un reto menor para el movimiento lopezobradorista, que debería mantenerse unido de cara a las siguientes elecciones.

Uno de los signos de este sexenio ha sido la judicialización de las decisiones del oficialismo, el Poder Judicial y, particularmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación han jugado un papel determinante en los litigios entre actores estatales y privados. De acuerdo con estadísticas del Poder Judicial, están pendientes por resolver al menos 69 controversias constitucionales y 26 acciones de inconstitucionalidad promovidas contra determinaciones del gobierno federal y del Congreso. Entre éstas se encuentran impugnaciones a la militarización del país, la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos y el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Así, iniciamos un año que será intenso y del que esperamos poder decir al final que nos dejó cosas buenas.

¡Feliz 2022!


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario