¿A las puertas del Corral Moment?

0
160

Anaya luce como el hombre de un aparato severamente cuestionado y recién derrotado en las urnas. Corral, como el personaje de ruptura

Este es un momento en que puedes ganar, creo que vas a ganar, le dije al senador Javier Corral al terminar una entrevista de radio. “Voy a ganar”, me apretó la mano y la columpió tres, cuatro veces. “Claro que sí, ya lo vas a ver”.

Corral salió a romper lo que perfilaba ser una “candidatura de unidad” a favor del diputado Ricardo Anaya en la elección de presidente del PAN de mediados de agosto. Había algo contra natura en ello.

Anaya fue número dos y, por un lapso, relevo del presidente Gustavo Madero. No sería ajeno a la tremenda derrota del 7 de junio. Sin embargo, hace dos fines de semana, con un discurso casi de independiente, instó a Madero a que cerrara su ciclo y se proclamó contendiente para el relevo.

-Publicidad-

Proliferaron las adhesiones a su favor. La historia parecía haber dictado su última palabra. Entonces saltó Corral. “Se equivocan quienes han tratado de colocar esa candidatura de unidad a partir, fundamentalmente, del acuerdo entre cúpulas o de fracciones en el partido”, me explicó. “Desconocen el dramático momento que vive el partido y la gran inconformidad que existe entre la militancia del PAN”.

El controvertido senador sabe que la competencia será dura. Necesita juntar 50 mil firmas de apoyo en unos días. Y luego obtener más de 200 mil votos de un padrón de 480 mil electores, al que cuestiona y denuncia como armado e inflado a la medida de Madero y los suyos.

Pero Corral confía que la intemperie nacional adversa al status quo, que el momento anti establishment, sacudirá al PAN y se combinará con un discurso que le permita construir las alianzas hoy impensadas. Corral cree que ahora es cuando.

—Para eso vas a tener que pasar por la aduana de Rafael Moreno Valle —le digo.

—Yo no paso por la aduana de Moreno Valle. Por supuesto que voy a platicar con él y con todos, porque siendo presidente del partido tendré que colocarme como un árbitro de todos aquellos que quieran y puedan participar en la competencia por la candidatura presidencial.

Lo cierto es que a dos semanas de que comience el mes de campaña hay dos candidatos: Anaya y Corral. Uno luce como el hombre de un aparato severamente cuestionado y recién derrotado en las urnas. El otro, como el personaje de ruptura en un momento en que la ruptura goza de popularidad.

Pero esta es una elección interna y pervive también un “anticorralismo” blanquiazul. El tabasqueño Juan José Rodríguez Prats, otro eventual precandidato, me dijo que no lo apoyaría porque es una persona beligerante que no le haría bien al PAN: “Si discrepas con Javier, te conviertes en enemigo de la humanidad; me recuerda mucho a mi paisanito Andrés Manuel”.

Incluso así, que nadie se sorprenda si las adhesiones se desvían y el PAN entra en una suerte de Corral Moment.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí