2015 y la oposición que México necesita

0
192

Debemos completar la tarea de aprobar legislaciones secundarias en varias materias, como la de transparencia y aprobar el Sistema Nacional Anticorrupción

2014 fue un año que mostró con crudeza los grandes vicios y disfunciones de nuestro sistema político y de una democracia de mala calidad, que demuestra la insuficiencia de celebrar elecciones, cada vez más cuestionadas debido a la falta de mecanismos para evitar la compra del voto y la injerencia del crimen organizado. Los ejemplos más alarmantes de esto fueron la entrega de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa a criminales por parte de autoridades municipales y los señalamientos de conflicto de interés al presidente de la República.

Ante estos casos hemos visto autoridades omisas, como el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México o la Secretaría de la Función Pública que, con extraordinaria rapidez, anunció el inicio de una investigación a un funcionario público sobre el origen de los recursos con los que fue adquirido un auto, con un valor aproximado de un millón y medio de pesos, que le fue regalado por su padre, pero que no ha mostrado intención alguna de investigar si hay o no, conflicto de interés en torno a la llamada Casa Blanca de la familia presidencial.

Pero también hemos visto cierta tibieza en los principales partidos de la oposición: el PAN y el PRD. En los preludios de un año electoral, la oposición, que tiene por definición y como deber revisar, criticar y llamar a cuentas al gobierno, no lo ha hecho en opinión de muchos, dejando de representar el sentir de millones de mexicanos.

-Publicidad-

La existencia de una oposición fuerte dentro y fuera del Congreso es un elemento fundamental para incrementar la calidad de nuestra democracia y para revertir el recelo y la desconfianza en las instituciones por parte de los ciudadanos. Por otro lado, la falta de una oposición fuerte puede generar otras formas contrarias al gobierno que se expresen fuera de las vías institucionales en las calles, como hemos visto recientemente.

Las funciones básicas que deben hacer los partidos y sus bancadas, cuando no están en el gobierno son: ofrecer alternativas legales y de políticas públicas; articular y promover los intereses de los ciudadanos; asegurar el debate y la reflexión sobre los temas de interés público; fiscalizar el ejercicio del gasto; supervisar los resultados del gobierno y de la administración pública; y fortalecer la estabilidad, legitimidad, transparencia y rendición de cuentas en el sistema político.

Si bien el PAN, en esta etapa, y como segunda fuerza en el Congreso, optó por seguir el modelo de oposición leal, que ha implicado apoyar al gobierno en los casos en los que creemos que sus iniciativas son en beneficio de México, debemos continuar realizando nuestras funciones de manera propositiva y constructiva; 2015 debe ser el año en el que asumamos con mucho más compromiso nuestros deberes de control, supervisión, representación y denuncia. Sobre todo en la implementación de las reformas que hemos aprobado; el combate a la corrupción; el manejo de la economía; la política de seguridad y el manejo de los programas sociales. También debemos completar la tarea de aprobar legislaciones secundarias en varias materias, como la de transparencia y aprobar el Sistema Nacional Anticorrupción. 2015 debe ser el año en el que la oposición se renueve y se fortalezca para ser lo que México necesita.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí