Y siguen sin entender

0
123

Para recuperar la confianza de la población se requiere mucho más que sus trillados anuncios.

Por si no bastara la precaria situación económica y de inseguridad del país, la crisis de credibilidad por la que atraviesa el gobierno de Enrique Peña Nieto a escasos dos años de gestión no tiene precedente, y lo más grave es que sigue creciendo y se extiende a toda la clase política que al parecer sigue sin comprender su verdadera dimensión. Muestra de ello es que insisten en aplicar viejas fórmulas que si bien les funcionaron en otros tiempos, hoy les están resultando contraproducentes.

Al endurecimiento del discurso gubernamental ante los justos reclamos por la incapacidad de las autoridades para resolver la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, se suma el desafortunado intento por explicar la propiedad de la llamada “Casa Blanca” que encendió aún mas los ánimos de la población.

-Publicidad-

El show mediático que montaron, quizá con la idea de aprovechar la popularidad de Angélica Rivera, no sólo ha provocado toda clase de críticas y de burlas en las redes sociales, sino que se ha fortalecido la percepción de que la pareja presidencial incurrió cuando menos en un evidente conflicto de interés.

También queda la duda de cuál fue la verdadera razón para revocar de último momento la cuestionada licitación del Tren México-Querétaro que antes tanto defendieron, es difícil pensar que la participación en dicha licitación del dueño de la famosa casa se trató de una mera coincidencia.

A pesar de los reiterados pronunciamientos del gobierno para combatir la corrupción y la impunidad, así como de la necesidad de que este delicado asunto sea esclarecido, el PRI junto con sus aliados han impedido la conformación de comisiones especiales tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, pero lo que más sorprende es que para ello han contado con el apoyo del PRD lo que de alguna manera podría explicar la decisión de Cuauhtémoc Cárdenas de renunciar al partido que fundó hace 25 años.

Tampoco debemos olvidar que las diferentes iniciativas que se han presentado en la materia, incluyendo la ambiciosa y muy pertinente propuesta del PAN para crear un Sistema Nacional Anticorrupción -aunque seguimos esperando que emprenda acciones claras para poner orden al interior-, siguen en espera de ser discutidas y aprobadas.

Ante este panorama, el tan cacareado anuncio que hará hoy el presidente Peña Nieto para impulsar una nueva cultura de la legalidad y blindar a los municipios de la penetración de la delincuencia organizada, no ha despertado muchas expectativas.

No entienden que su nivel de credibilidad está por los suelos y que la gente se pregunta por qué ahora sí van a funcionar estas reformas si a cada rato prometen lo mismo y no pasa nada. Para recuperar la confianza de la población se requiere mucho más que sus trillados anuncios, para empezar se necesita que de una vez por todas se instaure un verdadero Estado de Derecho y se apliquen las leyes sin excepción. ¡Ojalá lo entiendan!


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí